Volveremos a ser los reyes de la carretera en la Ruta 66

La Ruta 66 es la más emblemáticas de las carreteras de EEUU. Foto: Pxhere.com

Volveremos a ser los reyes de la carretera en la Ruta 66

En sus 3.940 km la Ruta 66 pasa por grandes ciudades, pequeños poblados y grandes parques de EEUU. Estos son algunos puntos destacados de su recorrido

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

31/03/2020 - 18:11h

Para recorrer la Ruta 66 no se deben ir con prisas. Sus 3.940 kilómetros hay que transitarlos de punta a punta en dos semanas, realizando paradas en su trayecto a través del Medio Oeste, desde Chicago a Los Ángeles, descubriendo la cara más auténtica de EEUU.

Los expertos aconsejan que se tomen entre 10 y 15 días para hacerlo como corresponde. Porque en el trayecto se encontrarán grandes metrópolis como St Louis u Oklahoma City que requieren una jornada para conocerlas, así como cientos de pueblos, moteles, gasolineras y unos cuantos museos que merecen algunas horas de recorrido.

Es imposible condensar su riqueza cultural y paisajística en un texto, por ello siguiendo las sugerencias de Visit USA ponemos la primera marcha y descubrimos algunos de los puntos más destacados en un viaje siete etapas.

Desde Chicago a St Louis: 479 km

La madre de todas las rutas, como la bautizó John Steinbeck, nace en el cruce de las calle East Adams y la avenida South Michigan. Pero si se trata de hacer una selfie ante el letrero más emblemático, que sea en la citada Adams y Wabash.

[Para leer más: Las carreteras más alucinantes del mundo (y no está la ruta 66)]

Foto Visit Pontiac

Museo de la Ruta 66 en Pontiac, Illinois. Foto Visit Pontiac

A los 160 kilómetros hay que conocer uno de los tantos museos que la homenajea, el Salón de la Fama de la Asociación de la Ruta 66, en la localidad de Pontiac. Allí se podrá ver un famoso mural conmemorativo y numerosos recuerdos históricos de la carretera, como coches Pontiac y Oakland y furgonetas Volkswagen decoradas con motivos psicodélicos.

Desde St. Louis a Oklahoma City: 795 km

No se puede visitar St Louis sin subir al famoso arco de acero, el Gateway Arch, conocido como la puerta al Oeste. Además de sus vistas, en la ciudad también hay que conocer la apasionada cultura deportiva con la presencia de los St. Louis Cardinals y sus recuerdos en el estadio de béisbol Busch.

Al norte se encuentra el puente Chain of Rock, que atraviesa el Mississippi. Cruce vital de la ruta 66, actualmente es un monumento histórico tomado por ciclistas y peatones.

A lo largo de la Ruta 66 abundan los museos. Cada pueblo tiene el suyo, donde se presentan coches de colección, recuerdos de gasolineras e historias de cómo la carretera dio vida a la comunidad

Ya en el corazón de Missouri, en la ciudad de Springfield, está el Route 66 Car Museum, con una llamativa colección de 70 coches, sobre todo de los años ’70.

Puente Chain in Rock Foto: Pxhere.com

Puente Chain of Rock Foto: Pxhere.com

En los pueblos de Galena y Riverton, ya en Kansas, se encontrarán gasolineras históricas y comercios que parecen calcados de la película Cars.

Desde Oklahoma City a Amarillo: 398 km

Oklahoma concentra la mayor cantidad de moteles y restaurantes de carreteras de estética retro que se pueden encontrar en la famosa ruta. Por ejemplo la Pops66 Soda Ranchs, en Arcadia que sirven 700 tipos de refresco además de unos fantásticos pasteles de carne. O las costillas ahumadas de Jack’s Bar-B-Que o Jigg’s Smokhouse.

Chandler, Oklahoma USA   Historic Route 66   panoramio

Chandler, en el estado de Oklahoma. Foto: Panoramio

En Clinton hay otro museo, unido a un dinner congelado en los años 50, y un motel donde Elvis Presley pasaba una noche siempre que podía.

En Oklahoma City se sugiere visitar el bizarro centro artístico The Womb, creado por Wayne Coyne, cantante de los Flaming Lips, con una colección de murales psicodélicos.

De Amarillo a Albuquerque: 461 km

Amarillo, en Texas, tiene un interesante viaje en el tiempo en el Distrito Histórico Ruta 66-Sixth Street, un complejo de 13 manzanas con un gran número de edificios comerciales construidos a imagen y semejanza del estilo neocolonial español, que conviven con otros de estética art decó y de arte moderno. Atención al edificio Natatorium, todo un pasatiempo para los amantes de las antigüedades.

A lo largo del Distrito Histórico Ruta 66-Sixth Street, en Amarillo (Texas) se concentran 13 manzanas de comercio con estética neocolonial y art-decó

Cerca de la ciudad está el Cadillac Ranch, con varios autos de esta marca enterrados en la arena y pintados de colores. En la ciudad de Conway, para no ser menos, hay una puesta en escena similar pero con cinco Volskwagen Beetle.

Cadillacs enterrados en el Cadillac Ranch. Foto: Heidi Kaden Unsplash

Cadillacs enterrados en el Cadillac Ranch. Foto: Heidi Kaden Unsplash

A no perder detalles de los gigantescos carteles de moteles en neón de Tucamari, en Nuevo México; así como del Route 66 Auto Museum de Santa Rosa, otro complejo más que homenajea a los automóviles que circularon por la mítica carretera.

Esa estética vintage se repite en Alburqueque, sobre todo en su histórico Old Town, donde hay restaurantes para degustar las clásicas patatas con chile y batidos de leche como el del 66 Diner.

De Alburqueque a Holbrook: 375 km

Este tramo, que se hace en poco más de tres horas, está lleno de moteles legendarios y cafeterías solitarias en parajes polvorientos.

[Para leer más: Las 10 atracciones más extravagantes que puedes encontrar en EEUU]

Antes de llegar se pasa por el interesante Parque Nacional Petrified Forest, con sus troncos petrificados, enmarcados en un fascinante paisaje de colores del Painted Desert.

Parque Petrificado Foto: Andrew Kearn-Flickr

Parque Nacional Petrified Forest. Foto Andrew Kearns-Flickr

El toque kitsch lo ponen las estatuas de dinosaurios y las 15 tiendas tipi, imitación de los nativos del oeste norteamericano, del motel Wigwam Village.

De Holbrook a Los Ángeles: 893 km

El tramo final es un agotador viaje por la soledad del desierto de Arizona, en donde se atraviesa Williams y un bonito parque natural que es la puerta de entrada al fascinante Cañón del Colorado; así como pueblos detenidos en el tiempo como Seligman, Hackberry, Kingman y Oatman; cada uno con su correspondiente cuota de cafeterías, moteles y restaurantes de estética retro.

En Kingman se encuentra otro museo más, con su colección de coches antiguos y grandes convertibles.

En el tramo final se atraviesa el duro desierto del Mojave, y en la localidad de Newberry Springs está la gasolinera que se hizo famosa en la película Badgad Café

Ya en California, en Barstow está el Route 66 Mother Road Museum, y desde allí se extiende la carretera que atraviesa el árido desierto del Mojave.

Final de la Ruta 66. Foto: Alejandro Luengo-Unsplash

Final de la Ruta 66. Foto: Alejandro Luengo-Unsplash

En Newberry Springs se atraviesa el Badgad Café que tuvo su fama en los años ’80 con la película de Percy Adlon.

Y un par de horas después de que la carretera gire abruptamente en Barstow y atraviese Victorville, tras el bosque del Parque Nacional de San Bernardino, comienzan a aparecer los suburbios que forman un largo rosario de urbanizaciones hasta Los Ángeles, donde tras atravesar esta mancha urbana un buen tramo se llega hasta el Muelle de Santa Mónica.

Este es el punto final de la Ruta 66, casi 4.000 kilómetros de soledades, anécdotas, pueblos olvidados, parques nacionales, excentricidades artísticas, incontables museos y recuerdos imborrables.