Italia

17 destinos para disfrutar de las maravillas de Italia

Además de un pasado repleto de historia, Italia presume de una increíble riqueza artística, cultural y gastrónomica. El país transalpino ofrece algunos de los entornos naturales más espectaculares de Europa, incontables monumentos, arraigadas tradiciones, y un sinfín de rincones por descubrir que harán las delicias de cualquier viajero.

Estas 17 ciudades invitan al viajero a un recorrido para disfrutar de las maravillas de Italia, desde la majestuosidad de los Alpes en Turín a las playas cristalinas de Alghero en Sicilia, pasando por algunos de los pueblos más hermosos de la Toscana.

Fotografía: Lopez Robin.

Roma

Roma: el nacimiento de la civilización occidental

Como muestra un botón: el dicho en latín Omnes viae Romam ducunt -todos los caminos llevan a Roma-, en referencia a los primeros mapas del Imperio Romano, ya indica la importancia de la capital italiana a lo largo de su historia.

De capital del mayor imperio de la historia, que llegó hasta orillas del Mar Rojo, a actual sede del gobierno italiano, Roma cuenta casi en cada rincón con una referencia a sus miles de años de historia. No en vano, es la ciudad con la más alta concentración de bienes históricos y arquitectónicos del mundo.

Y no es para menos: la ciudad alberga incluso un país en su interior. En la Ciudad del Vaticano, sede de la Iglesia Católica, se concentra, para deleite de sus visitantes, la colección de arte más grande del mundo.

Vueling une la capital italiana con 13 destinos españoles: diariamente conecta con Barcelona a través de seis frecuencias; con Ibiza a través de hasta tres; y con Madrid, a través de hasta una diaria. Asimismo, hay que añadir las conexiones que realiza semanalmente entre Roma y otras ciudades: hasta diez conexiones semanales con Valencia; una diaria con Málaga; hasta cinco con Alicante y Palma de Mallorca; cuatro semanales con Sevilla y hasta 3 semanales con Menorca; dos semanales con Santiago y Bilbao; y, finalmente, una semanal con Tenerife.

Milán

Milán, la capital de la moda

La capital económica y financiera de Italia cuenta también con el título de cetro mundial de la moda. En sus elegantes calles han nacido algunas de las firmas de moda más importantes del último siglo como Dolce&Gabbana o Valentino.

De hecho, Milán da la bienvenida al visitante con el llamado 'cuadrilátero de la moda' conformado por Vía Monte Napoleone, Vía Alessandro Manzoni, Vía della Spiga y Corso Venecia. En apenas cuatro calles se decide qué será tendencia próximamente en todo el mundo.

El arte no solo es un elemento del presente para la capital del norte de italiana. Más allá de la moda, la ciudad es conocida por albergar una de las colecciones de arte más importante del mundo, coronada por la Basilica del Duomo y por Santa Maria delle Grazie, donde se exhibe La Última Cena de Leonardo Da Vinci.

Vueling conecta Milán con cuatro ciudades españolas: Barcelona -hasta 6 frecuencias diarias-, Ibiza -hasta 12 frecuencias semanales-, Bilbao -hasta 3 frecuencias semanales- y Alicante -hasta 2 frecuencias semanales.

Napolés

Napolés: la cuna de la pizza

Con el centro histórico más grande de Europa, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco, Nápoles es una ciudad ecléctica, fruto del paso de griegos, bizantinos, españoles, normandos y franceses, entre muchos otros, que han dejados sus huellas en la ciudad.

La ciudad se ha hecho famosa a la par que su delicioso plato más internacional: la pizza. Aunque ya se servía en el siglo VI a.C., no fue hasta el siglo XVII cuando se popularizó en Nápoles la pizza margherita en la antigua pizzería Port’Alba

Si bien los napolitanos cuentan con un sinfín de monumentos que visitar, de los que se sienten más orgullosos los habitantes de la ciudad sigue siendo de su pizza tradicional, como la que sirven en Da Michele, el establecimiento más famoso de la ciudad.

Vueling une Barcelona y Nápoles con hasta dos frecuencias diarias.

Turín

Turín, visita Egipto sin salir de Italia

Hoy importante centro cultural e industrial, Turín fue la primera capital italiana, a mediados del siglo XIX. De hecho, los italianos conocen la ciudad como la 'cuna de Italia', por ser el lugar de nacimiento de los principales políticos que consiguieron la hazaña de reunificar al país.

Más allá de ser famosa mundialmente porque en la Capilla de la Sábana Santa se custodia el Santo Sudario, alberga el Museo Egipcio de Turín, el más antiguo del mundo (1824) y el segundo más importante por el valor de sus colecciones, solo por detrás de el de El Cairo.

¿El motivo? Diferentes miembros de la Casa de Saboya, antiguos reyes de Italia, ya mostraron interés en el siglo XVII por la cultura egipcia y adquirieron para su colección numerosas obras de arte hoy expuestas en el museo.

Vueling cuenta con una frecuencia diaria entre Barcelona y Turín.

Palermo

Palermo, el reflejo de las civilizaciones

Antes de ser italiana a finales del siglo XIX, la región de Sicilia fue motivo de disputa a lo largo de toda su historia. Su soberanía fue cartaginesa, romana, bizantina, árabe, normanda y española, entre otras.

Palermo, su capital, es un fiel reflejo del paso de todos esos imperios. De la mezquita arabo-normanda de San Giovanni degli Eremiti a la capilla palatina del Palacio Normando, la capital de Silicia goza de una arquitectura única.

Más allá del arte, Palermo es un destino ideal para visitar en verano: la ciudad cuenta con conexiones a todas las exquisitas playas de la isla, de aguas cristalinas, que harán las delicias de todos sus visitantes.

Vueling conecta Barcelona y Palermo con hasta una frecuencia diaria.

Génova

Génova: el imperio marítimo

Con una larga tradición marítima a sus espaldas y Cristóbal Colon como uno de sus descendientes más ilustres, Génova aún mantiene hoy en día su encanto como puerto de entrada a Italia.

De hecho, no puede entenderse la importancia de la República de Génova, que duró más de siete siglos, sin la importancia de su puerto, que estructuraba no solo la economía, sino la vida social y cultural de la ciudad.

Más allá de sus atracciones ligadas al mar, entre las que destaca el segundo mayor acuario de toda Europa, recientemente superado por el Oceanogràfic de Valencia, Génova destaca por albergar el Palazzo San Giorgio, sede de la primera institución bancaria del mundo.

Vueling cuenta con tres frecuencias semanales entre Barcelona y Génova.

Bolonia

Bolonia, la universidad de Italia

Bolonia tiene en su haber contar con la universidad más antigua del mundo occidental, inaugurada en 1048. Entre sus alumnos más destacados estuvieron Dante Alighieri, Erasmo de Rotterdam o el polaco Nicolás Copérnico.

Durante los siglos XIII y XIV, la ciudad experimentó una auténtica revolución arquitectónica durante la cual se construyeron muchas de las torres que aún perduran. Las más famosas, las Dos Torres, cuentan con un preciado rasgo característico: desde la más alta, para la que hay que subir 498 escalones, se puede ver Verona y las Dolomitas.

Por si fuera poco, Bolonia es conocida en Italia como una de las capitales del senderismo: fuera de la ciudad, en una de las colinas que la rodean, se encuentra el santuario de Nuestra Señora de San Luca, un enclave único para disfrutar de la geografía del norte de Italia.

Vueling cuenta con hasta dos frecuencias diarias entre Barcelona y Bolonia.

Florencia

Florencia bajo el prisma de los Medici

Bajo la dinastía de la familia Medici, mecenas de algunos de los más grandes artistas de la historia como Sandro Boticelli o Leonardo Da Vinci, Florencia se convirtió en una de las capitales más importantes de la época medieval.

De hecho, la que fuera una de las capitales de la reunificación italiana en el siglo XIX es considerada una de las cunas del arte y la arquitectura. El Renacimiento, el movimiento artístico del siglo XV que vuelve a los cánones clásicos, nació en esta coqueta ciudad del centro de Italia.

Andar por Florencia es caminar por una de las ciudades más bellas del mundo: desde el Puente Vecchio, el Palazzo Vecchio o la Galería de los Uffizi, los visitantes podrán observar algunas de las maravillas artísticas de la historia.

Vueling conecta la capital de la Toscana semanalmente con hasta tres frecuencias diarias con Barcelona; hasta cinco semanales con Madrid; y hasta dos semanales con Bilbao y Palma de Mallorca.

Bari

Bari, un águila en el Adriático

Aunque menos conocida que otras regiones de Italia, la de Apulia esconde numerosos tesoros. Bari, su capital, separa la costa del mar Adriático con la meseta de Murge, una confluencia que hace de la orografía y del clima de la ciudad algo único.

Lo más recomendable es adentrarse en sus pequeñas calles y disfrutar de la Bari Vecchia, el casco histórico de la ciudad. Cuenta la leyenda que, a vista de pájaro, su costa simula ser un águila abriendo las alas sobre la cabeza de la cual se sitúa la ciudad antigua de Bari.

En el centro de la urbe se oculta, además, un pequeño tesoro escondido: la Basílica de San Nicolás que cuenta entre sus paredes con decenas de reliquias que fueron escondidas tras las Cruzadas.

Vueling conecta Barcelona con Bari con hasta seis frecuencias semanales.

Catania

Catania ante la mirada de Etna

Ubicada en la isla de Sicilia, Catania se ha ido adaptando paulatinamente a los numerosos desastres naturales que ha sufrido la ciudad y que ha moldeado no solo el carácter de los habitantes de la zona, sino también su arquitectura.

¿La razón? Bajo la atenta mirada del volcán Etna, la ciudad ha tenido un papel importante a lo largo de su historia como enclave comercial, lo que abrió las puertas de la ciudad a árabes, aragoneses, cartagineses y romanos, entre otros.

De hecho, estos últimos fueron los que mayor huella dejaron en la ciudad. Entre otras maravillas destaca el teatro de Catania, uno de los más famosos del mundo y visita imprescindible durante cualquier periplo en la ciudad.

Vueling cuenta con 11 conexiones semanales a nuestro país: hasta nueve a Barcelona y hasta dos semanales a Valencia.

Venecia

Venecia, la belleza en los canales

Pese a su reducido tamaño (no llega a los 50.000 habitantes), Venecia es, tras Roma, la ciudad más famosa de Italia. Sus canales y sus puentes la convierten en un destino imprescindible, más si cabe en verano.

Aunque actualmente es una ciudad cuyos máximos ingresos proceden del turismo, antiguamente fue un imperio con amplio poder en el Mediterráneo, que incluía gran parte de las islas del mar Egeo, gracias a su potencia militar marítima y comercial.

Hoy en día Venecia es conocida mundialmente por los certámenes internacionales que organiza, como la Bienal de Venecia o el Festival Internacional del Cine de Venecia, uno de los más importantes del mundo junto al de Cannes. Además, quién no ha oído hablar de sus Carnavales, conocidos a nivel mundial. 

Vueling conecta Barcelona con Venecia con hasta tres frecuencias diarias.

Cagliari

Cagliari: puerta de entrada a Cerdeña

Con un pasado como enclave comercial y militar por su ubicación en el Mediterráneo, la actual capital de Cerdeña es el punto de partida ideal para conocer los encantos de una de las islas más bellas del antiguo Mare Nostrum.

La gran cantidad de civilizaciones que han pasado por sus tierras han dejado a la vista un panorama arquitectónico ecléctico: desde castillos medievales hasta el anfiteatro romano -con un aforo de 10.000 personas-, pasando por un robusto sistema de fortificaciones, atribuido al pasado del Imperio de los Habsburgo por la ciudad.

De hecho, nada como subir al Bastión de San Remy al que se accede por una escalinata de mármol, y que ofrece unas vistas únicas de Cagliari, el puerto y el barrio de Marina.

Vueling conecta Barcelona y Cagliari con hasta una frecuencia diaria.

Bérgamo

Bérgamo, ‘La Ciudad de los Mil’

El puente entre Italia y los Alpes, que empiezan al norte de la ciudad, es un enclave único pues dispone de dos centros históricos: la Città Alta, medieval y envuelta de murallas del siglo XVI y la Bassa Città, la que nació extra muros ante el crecimiento de población que experimentó la ciudad en el siglo XVII.

La parte más conocida de la Città Alta es la Piazza Vecchia, que alberga, entre otros monumentos, el Campanone (Torre Cívica), cuyas campanas son tañidas 100 veces a las diez de la noche en recuerdo al procedimiento que se empleaba cuando se cerraban las murallas antiguamente.

A solo 40 km de Milán, Bérgamo, también conocida como la 'Ciudad de los Mil', en honor a los mil voluntarios que fueron a luchar contra el ejército de los Borbones en el Reino de las Dos Sicilias, es una visita indispensable durante el viaje a la capital lombarda.

Vueling cuenta con cuatro frecuencias semanales entre Barcelona y Bérgamo.

Brindisi

Brindisi: la ciudad de los Templarios

Conocida por ser el tacón de la bota de Italia, a lo largo de su historia Brindisi siempre ha sido motivo de disputa entre los diferentes imperios de la región. Y es que su ubicación, con vistas al mar Mediterráneo, la convirtió en un enclave estratégico.

Con visitantes como Julio Verne, quien situó allí a los protagonistas de La vuelta al mundo en ochenta días o Gandhi, el puerto de Brindisi, como principal puerto comercial de la zona, ha permitido a la ciudad recibir influencias de decenas de culturas que han dejado allí su huella.

Por si fuera poco, la urbe cuenta con un exclusivo patrimonio histórico, especialmente arquitectónico, fruto de su relación con la Orden de los Caballeros Templarios, quienes emprendieron su viaje a Tierra Santa desde este puerto.

Vueling te acerca a las maravillas de Brindisi con dos conexiones semanales entre Barcelona y la ciudad italiana.

Pisa

Pisa, la cuna de la trufa

Pisa es famosa mundialmente por el campanario de la Catedral, conocida como La Torre de Pisa. Pero más allá de la bella imperfección del monumento la ciudad es un ejemplo arquitectónico de lo que significa construir sobre terreno pantanoso.

Más allá de esta curiosidad, que ha permitido que millones de turistas disfruten de sus callejuelas, cafés y terrazas, Pisa -que vio nacer al astrónomo Galileo Galilei- es también una de las capitales gastronómicas del país.

La Toscana, la región donde se ubica la ciudad, es famosa mundialmente por ser la cuna de la trufa, un elemento que se puede apreciar en toda la cocina de la zona, así como sus excelentes vinos.

Vueling conecta Pisa con Barcelona con hasta cuatro frecuencias semanales.

Olbia

Olbia: ‘La ciudad feliz’

Conocida por los griegos como 'La ciudad feliz', la mitología griega cuenta que en este remanso de paz a orillas del mediterráneo nació Hércules -la mitología romana tomó ese nombre prestado de Heracles, nombre por el que se conocía en la antigua Grecia al hijo de Zeus.

Así, Olbia cuenta con una historia ligada al mar a sus espaldas como demuestran los más de 20 naufragios encontrados a sus orillas, algunos tan remotos que pertenecieron a la época de Nerón.

Más allá de la historia, Olbia se ha convertido hoy en la entrada de turistas a la isla de Cerdeña, donde se ubican algunas de las mejores playas de todo el Mediterráneo -en la Costa Esmeralda-, así como una exquisita gastronomía.

Vueling cuenta con hasta 11 frecuencias semanales entre el Aeropuerto de El Prat Josep Tarradellas y Olbia

Alghero

Alghero, la Riviera del Coral

La quinta ciudad más grande de Cerdeña cuenta con un ilustre pasado a sus espaldas: tradicionalmente pueblo pesquero, estuvo bajo dominio durante más de cinco siglos de la Corona de Aragón, lo que ha mantenido vivo en la isla un curioso dialecto del catalán.

Sus aguas, conocidas con la Riviera del Coral por la alta concentración de coral rojo, se han convertido en una de las más famosas del Mediterráneo. Además, la isla ofrece a sus visitantes algunas de las mejores rutas de senderismo de todo el país gracias a los parques naturales que rodean Alghero.

Vueling conecta Barcelona y Alghero con hasta tres frecuencias semanales.