Vuelta al mundo a través de 10 edificios de Renzo Piano

The Shard domina el skyline de Londres. Foto: Fred Moon | Unsplash.

Vuelta al mundo a través de 10 edificios de Renzo Piano

Del Centro Pompidou de París al museo NEMO de Ámsterdam pasando por el aeropuerto Kansai en Osaka, The Shard en Londres y el Centro Botín en Santander

Mar Nuevo

Madrid

26/03/2020 - 19:53h

Ganó el premio Pritzker de Arquitectura en 1998 y muchos creían que su carrera había tocado techo. Hoy, con 82 años, Renzo Piano sigue asombrando al mundo y, sobre todo, generando emociones con sus edificios ligeros y plagados de luz, tan revolucionarios y hermosos como funcionales. Repasamos sus principales obras.

Y es que, como él mismo afirmó al recoger el máximo galardón que se puede otorgar a un arquitecto, “El pasado es un refugio seguro. Es una tentación constante. Y, sin embargo, el futuro es el único lugar al que tenemos que ir”.

Aunque el pasado sea una tentación, "el futuro es el único lugar al que tenemos que ir", señala Piano

Por eso, pese a firmar el magistral Centro Pompidou ya en 1977, modelo después de todos los museos del mundo, Piano ha logrado después sorprendernos con pinacotecas como la Fundación Beyeler en Basilea, aeropuertos, rascacielos de oficinas, óperas, juzgados y hasta un hospital de cirugía pediátrica en Uganda.

[Para leer más: Diez edificios que han revolucionado la arquitectura moderna]

1. Centro Pompidou, París

El equipo formado por el arquitecto británico Richard Rogers y un jovencísimo Renzo Piano pasó para siempre a la historia con la construcción del Centro Pompidou de París (1971-1977). El edificio en sí parecer simbolizar un tiempo concreto, uno concretamente de grandes cambios (se construyó pocos años después del movimiento estudiantil de mayo de 1968).

Centro Pompidou en París. Foto Gerhard Bögner Pixabay

Centro Pompidou en París. Foto: Gerhard Bögner | Pixabay.

Quería hacer el arte accesible y, como un golpe en la cara, puso del revés un edificio, colocando elementos estructurales como tubos de conducto y vigas en el exterior y puso el interior a la vista.

Él mismo reconoció que “a la gente le llevó muchos años gustarle”. Ahora, sin embargo, es uno de los lugares más queridos de París.

Hoy cuenta con la mayor colección de arte moderno y contemporáneo de Europa, con obras de Matisse, Picasso, Kandinsky o Duchamp, además de importantes exposiciones temporales.

2. Aeropuerto internacional de Kansai, Osaka

Sin terreno prácticamente para construir (el mismo Renzo Piano visitó por primera vez el lugar destinado al nuevo aeropuerto en barco desde Osaka) y los condicionantes añadidos de una zona de alta actividad sísmica, el arquitecto inventó una isla artificial de unos 3 km de largo y otro de ancho sustentada en más de un millón de columnas, que se pueden ajustar mediante gatos hidráulicos gestionados por sensores.

Aeropuerto Internacinal de Kansai. Foto Chuttersnap Unsplash

Aeropuerto Internacinal de Kansai. Foto: Chuttersnap | Unsplash.

El edificio, construido de 1988 a 1994, tenía que ser extremadamente ligero y, solo después de dibujarlo, se dio cuenta de que se asemejaba a un avión. “Hubiera sido estúpido y muy bana”, señaló en esta entrevista de Plataforma Arquitectura.

El edificio, con un techo formado por 82.000 paneles de acero inoxidable idénticos, es a la vez resistente a tsunamis y terremotos.

3. Museo Fundación Beyeler, Basilea

Al norte de Basilea se alza la Fundación Beyeler, en un hermoso edificio rebosante de luz diseñado por Renzo Piano y construido entre 1991 y 1997.

Fundación Beyeler. Foto Mark Niedermann

Fundación Beyeler. Foto: Mark Niedermann.

Rodeado de espectaculares jardines, que hacen de él uno de los más bucólicos del mundo, alberga la colección que Hildy y Ernst Beyeler reunieran a lo largo de 50 años e incluye obras de Monet, Picasso y Rothko o esculturas de Miró y Max Ernst.

[Para leer más: Basilea, el pequeño país de la gran arquitectura]

4. NEMO, Ámsterdam

El Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Ámsterdam (NEMO) es otro proyecto intrínsecamente relacionado con el agua, en este caso con los canales de la ciudad de los Países Bajos, un entorno en el que encaja a la perfección con su forma de un gigantesco buque.

Edificado en 1977, incluso su hilera de puertas de cristal que sirven de entrada se asemejan a los dientes de un gran tiburón en una de las creaciones más divertidas de Piano.

NEMO museum, Ámsterdam. Foto: Pixabay.

NEMO museum, Ámsterdam. Foto: Pixabay.

Con cinco plantas, está repleto de exposiciones didácticas, algunas de ellas enfocadas al público infantil que incluye laboratorios y experimentos científicos.

5. Centro Cultural Jean-Marie Tjibaou, Nueva Caledonia

Y de uno divertido a uno de los más originales del arquitecto, como es el Centro Cultural Jean-Marie Tjibaou en Noumea en el territorio francés de Nueva Caledonia, en el Pacífico Sur (1991-1998).

Dispuestas en la playa, en la península Tinu, y al estilo de las cabañas tradicionales pero totalmente reinterpretadas (también se asemejan a cocos y a hojas de palma curvadas) se levantan diez edificios o “cajas” organizados en tres grupos y unidos por una red de pasarelas en los que se exponen artefactos y obras de arte que recogen la historia de los pueblos indígenas kanak.

Centro Cultural Jean Marie Tjibaou. Foto Wikimedia Commons.

Centro Cultural Jean Marie Tjibaou. Foto: Wikimedia Commons.

El centro lleva el nombre del líder indígena Jean-Marie Tjibaou.

6. Pinacoteca Agnelli, Lingotto (Turín)

Posiblemente uno de los edificios industriales más espectaculares del siglo XX, el Lingotto, fue encargado por la FIAT al arquitecto Giacomo Mattè Trucco en 1916 para albergar una gran fábrica de automóviles.

Tras 60 años de producción en cadena, Renzo Piano fue el encargado de transformar el complejo en un nuevo espacio para la ciudad, inaugurado en 1989 y dotado de sala de conciertos, cine, tiendas, un centro de exposiciones y hasta un hotel.

Pinacoteca Agnelli. Foto Arno Senoner Unsplash

Pinacoteca Agnelli. Foto: Arno Senoner | Unsplash.

En 2002 se sumó al conjunto la Pinacoteca Giovanni e Marella Agnelli, también obra de Piano, donde las obras de Canaletto, Matisse, Picasso, Renoir, Bellotto flotan sobre la antigua pista de pruebas del edificio, dentro de un ‘cofre’ (como lo llama Piano) de 400 toneladas apoyado únicamente en 4 puntos.

7. Academia de Ciencias de California, San Francisco

Otra de las obras que Piano señala entre las más revolucionarias de su estudio, que cuenta con sucursales en Génova, París y Nueva York, es el edificio que logra la unión entre naturaleza y arquitectura: la Academia de Ciencias de California, en San Francisco, de 2008.

El museo está rematado con un tejado hecho de tierra y sembrado con 1,7 millones de plantas de hasta nueve especies autóctonas diferentes que, además de purificar el aire, proporciona un refugio para algunas especies animales amenazadas como la mariposa de San Bruno.

Academia de Ciencia de California. Foto Claudia Lorusso Unsplash

Academia de Ciencia de California. Foto: Claudia Lorusso | Unsplash.

Ojos de buey monitorizados se asoman desde dos grandes montículos de tierra para proporcionar luz y ventilación, de modo que el edificio ‘respira’. También facilitan la recogida de agua de lluvia y proporciona un aislamiento natural del esto del edificio, lo que facilita el control más eficiente de la temperatura.

Ese techo verde es además transitable y ofrece grandes vistas de los alrededores.

8. The Shard, Londres

El año 2012 trajo el edificio más alto de Reino Unido y toda Europa Occidental, que se instaló como una esbelta pirámide de cristal a orillas del Támesis, en Londres.

The Shed. Foto Javier Martinez Unsplash

The Shed. Foto: Javier Martinez | Unsplash.

The Shard es, más que un edificio, una verdadera ciudad vertical con apartamentos, oficinas, seis restaurantes y hasta un hotel Shangri-La, además de miradores turísticos.

9. Whitney Museum, Nueva York

El Museo Whitney de Arte Americano y especializado en arte estadounidense del siglo XX, se trasladó en 2015 de su antigua sede en un edificio brutalista diseñado por Marcel Breuer a un hermoso ejemplo de arquitectura moderna en el distrito de Meatpacking.

Quizás no tan atrevido, presenta una estructura asimétrica de varios niveles con pasarela, salientes y montantes que ofrece una perspectiva diferente desde cada ángulo.

Foto Whitney Museum

Foto: Whitney Museum

10. Centro Botín, Santander

Ubicado en Santander y dependiente de la Fundación Botín, el Centro Botín supuso la primera obra de Piano en España, inaugurada el 23 de junio de 2017.

El edificio se compone de dos volúmenes de diferente tamaño unidos por una estructura con diferentes espacios y apoyados sobre columnas que, en uno de sus extremos se asoma al mar flotando sobre el agua.

Destaca por su ligereza así como por la obsesión por la luz de la que hace gala Piano, con una fachada cerámica que refleja la claridad.

Centro Botín en Santander

Centro Botín en Santander.

Mientras una de sus alas se dedica al arte, con una galería de 2.500m2 y bajos acristalados ocupados por la tienda y la cafetería, el otro se enfoca a actividades educativas, con una gran terraza abierta a la bahía de Santander y una plaza cubierta de casi 1.000 m2.