York: viaje a la ciudad más vikinga de Gran Bretaña

Cientos de personas participan en la marcha vikinga de York. Foto: Festival Vikingo Jorvik

York: viaje a la ciudad más vikinga de Gran Bretaña

Además de sus templos góticos y sus callejuelas medievales la historia de York no se podría entender sin la influencia de las invasiones vikingas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/05/2020 - 17:49h

Fueron 88 años, pero cambiaron el curso de la historia británica. Los vikingos daneses que llegaron a York en 866 crearon un potente reino que duraría hasta el 954. Sus recuerdos fueron desenterrados en el último tercio del siglo pasado, y llevaron a esta agradable ciudad del norte inglés a erigirse como la protectora de la herencia vikinga en el país.

Es cierto que los ‘hombres del norte’ eran guerreros que podían arrasar un pueblo o capital como si fuera un huracán de escudos, espadas y hachas, pero a esta gente no le interesaba guerrear por guerrear, sino para establecer bases comerciales y buscar tierras para sus granos y ganado.

El mayor centro de historia vikinga

Esta es una de las lecciones que se aprende en el Jorvik Viking Centre, el museo interactivo que lleva al viajero a un viaje a los siglos IX y X, donde se puede conocer tanto las costumbres y la vida cotidiana del antiguo reino medieval como las técnicas arqueológicas que descubrieron un valioso legado bajo sus pies.

El yacimiento de Coppergate, descubierto en 1976, estaba en pleno centro de York. De allí se encontraron más de 250.000 piezas

Ni el mejor estratega de marketing lo hubiera planificado mejor: en el barrio de Coppergate, en pleno centro de la actual York, en 1976 se encontró un inmenso yacimiento de la antigua ciudad que había sido conquistada por los daneses.

Visita Museo Foto Jorvik Viking Centre

Paseo por la recreación del asentamiento vikingo. Foto: Jorvik Viking Centre

[Para leer más: Por el sur de Irlanda entre vikingos, cervezas y arte urbano]

La turba de esta húmeda región inglesa preservó durante diez siglos un patrimonio de 250.000 piezas de cerámica y 20.000 objetos de toda clase, desde espadas, flechas y mallas de acero hasta zapatos, dados, botones, peines, herramientas, collares y llaves.

Caminar sobre ruinas

En 1984 se abrió el museo que con el correr de los años y las reformas dio un giro copernicano con la reapertura en 2017 de un centro renovado en el que es posible, literalmente, caminar sobre las ruinas.

El yacimiento fue recubierto por un suelo de vidrio, en el que los visitantes pueden ver las estructuras de las casas, el trazado de las calles, objetos de la vida cotidiana y elementos usados por los arqueólogos.

Un paseo en un vehículo eléctrico lleva al visitante a recorrer la ciudad vikinga, con autómatas que hablan en danés antiguo y sajón

A través de una serie de pantallas táctiles es posible ahondar en las técnicas usadas en las excavaciones, y conocer cómo un puñado de huesos permiten deducir la dieta, la ocupación y la causa de la muerte del esqueleto encontrado.

Para completar la inmersión los visitantes se suben a un vehículo eléctrico que lleva de paseo por la York de la Edad Media, donde unos muñecos autómatas cosechan, trabajan en artesanías, comercian o simplemente hablan del clima.

Visita Museo 2 Foto Jorvik Viking Centre

El Museo se levanta sobre el antiguo yacimiento de Jorvik. Foto: Jorvik Viking Centre

Y no lo hacen en el inglés moderno, sino en el danés antiguo que hablaban los vikingos y en el sajón de los nativos.

Los aromas rancios del cuero, de los excrementos de los animales y de los prados da un toque más de realismo a la visita.

Festival vikingo

La pasión de los yorkies por la cultura de ese pueblo nórdico resurge a mediados de febrero, cuando se organiza el mayor festival vikingo del mundo (según los lugareños).
 


Presentación del Festival Vikingo de Jorvik

Durante cuatro días las callejuelas medievales de esta ciudad inglesa se llena de espectáculos como la recreación de la invasión de 866 de Ivar el Deshuesado, uno de los hijos del mítico Ragnar Lodbrok (sí, el mismo de la serie Vikingos).

[Para leer más: Stavanger: petróleo, vikingos y cocina]

Tampoco faltan los combates cuerpo a cuerpo, las competiciones de tiro al blanco con arco, mercadillos con jamón flambeado e hidromiel, y el tradicional desfile de cientos de hombres y mujeres disfrazados como si hubieran salido de un túnel del tiempo.

Recreacion Foto Festival Vikingo Jorvik

Recreación de las invasiones vikingas. Foto: Festival Vikingo Jorvik

La fidelidad a la recreación histórica tiene premio, y los organizadores del Festival Vikingo de Jorvik eligen a la mejor barba vikinga y al vikingo más fuerte.

La calle medieval más famosa de Gran Bretaña

Aparte de la herencia vikinga en York se puede encontrar uno de los barrios medievales más bonitos de Inglaterra, donde brilla la pintoresca calle The Shambles.

Es un trazado de poco más de cien metros, con tiendas revestidas de madera que se remontan al siglo XIV, y algunas tan bajas que hay que agacharse para poder entrar.

The Shambles Foto Visit Britain

El encanto medieval de The Shambles. Foto: Visit Britain

Durante décadas este era un sitio de olores inmundos porque estaba lleno de carnicerías, pero actualmente hay tiendas de productos turísticos, alimentos delicatesen, salones de té y restaurantes.

The Shambles es, probablemente, la calle medieval más bonita de Inglaterra

Otras huellas del pasado se encuentran en el antiguo castillo normando de Cliffords Tower, así como en los numerosos puentes que atraviesan las aguas de los ríos Ouse y Foss, entre los que destaca el Lendal Bridge, revestido de blanco.

Catedral Foto Visit Britain

La catedral de York y la muralla medieval. Foto: Visit Britain

Pero uno de los puntos más imponentes es la Catedral de York, el edificio gótico más grande de Gran Bretaña, que tras 250 años de construcción presentó una estructura con tres torres que dominan el barrio histórico, como se puede ver si se asciende a la torre central.