Zúrich: una ciudad que se descubre nadando

En Zúrich hay una centenaria tradición de bañarse frente al centro de la ciudad. Foto: Turismo de Zúrich.

Zúrich: una ciudad que se descubre nadando

Si a los suizos les encanta nadar Zúrich es su meca, con propuestas para refrescarse en piscinas naturales en lagos y ríos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

28/08/2019 - 16:20h

Antes de que el calor de paso al otoño los que viajen a Suiza deberían experimentar la costumbre helvética de bañarse en ríos o lagos. Y esta tradición náutica, en un país sin salida al mar, es bienvenida sobre todo en Zúrich, donde todo el mundo pasa su tiempo libre en las piscinas sobre el río Limago o en los balnearios en el lago.

Ya sean sofisticados banqueros, aprendices de chef, obreros de la construcción, docentes o aspirantes a hipsters, en estos balnearios todos comparten la pasión por los deportes náuticos, la natación o simplemente el relax en el agua dulce.

El origen de los ‘badis’

La costumbre de los badis, como se llama a las playas lacustres; proviene de la época romana. Pero no fueron creados para el ocio, sino por cuestiones higiénicas.

Los badis nacieron en la era romana y volvieron a surgir en el siglo XIX por cuestiones higiénicas. Ahora son una de las opciones de relax al aire libre más populares

En el siglo XIX resurgieron y lo hicieron con la apertura de elegantes edificios como el Frauenbad, un balneario exclusivo para mujeres.

zurich balnearios04
Algunos balnearios están en el mismo centro de Zúrich. Foto: Turismo de Zúrich.

Cabe aclarar, como explican en Destino Zúrich, que la ciudad suiza no era la potencia financiera de la actualidad. Gran parte de los habitantes carecían de agua corriente, y estas instalaciones servían para que las mujeres pudieran bañarse sin molestias.

Nadar y ver el paisaje de Zúrich

El Frauenbad sigue funcionando como en sus primeros tiempos. Ubicado sobre el río Limago, desde su plataforma se extiende una hermosa vista de las cúpulas y los tejados de Zúrich.

[Para leer más: Cuatro exclusivos hoteles de Suiza para huir de la ola de calor]

Los hombres también tienen un balneario solo para ellos, el Männerbad, también situado a la vera del mismo río.

zurich balnearios02
Los 'badi' sobre el lago Zúrich tiene un ambiente más relajado. Foto: Turismo de Zúrich.

En ambos está permitido estar desnudo si uno quiere, pero en el caso del balneario de hombres, es divertido ver cómo a las 20:00 todo el mundo se apura a colocarse el bañador porque el lugar se convierte en uno de los bares más sofisticados de la ciudad, el Rimini Bar.

Descanso en el lago

Que una persona se pueda bañar en un río sin contaminar, en una ciudad de 400.000 habitantes (1,5 millones, si sumamos el área metropolitana) es un milagro urbano. O una muestra del civismo de los suizos.

Los ambientes de estos y otros balnearios sobre el río Letten son más urbanos y sofisticados. Pero quien busque algo más familiar y relajado puede descubrir los badis que se despliegan a lo largo del lago Zúrich, muchos de ellos incluso con playa de arena.

Algunos como Seebad Enge y Utoquai están a una docena de minutos andando desde el centro. Otros como Tiefenbrunnen o Mythenquai implican un breve viaje en autobús o ferrocarril de cercanías.

 


El Urban Surf de Zúrich y sus olas artificiales

En el centro de Zúrich es posible hacer surf en una piscina con olas artificiales

La placidez del lago Zúrich es ideal para practicar paddlesurf y windsurf. E incluso surf. ¿Es posible en un espejo de aguas sin olas? Allí no, pero sí en Urban Surf.

zurich balnearios05
Aunque el agua esté a menos de 20 grados los suizos no dudan en disfrutarla. Foto: Turismo de Zúrich.

Este es un beach club con barra de cócteles y sesiones de DJ, ubicado a la vuelta de la estación de trenes Zürich Hardbrücke, que cuenta con una piscina con olas artificiales, donde hasta 10 expertos en tablas pueden demostrar sus talentos durante 45 minutos.

Porque aunque el agua del lago Zúrich y el río Limago estén, como mucho, a 20 grados, para este pueblo sin salida al mar es lo más cercano al paraíso de verano.