El juez del accidente de Spanair salva a Mapfre de indemnizaciones millonarias

El juez del accidente de Spanair salva a Mapfre de indemnizaciones millonarias

La aseguradora pagará solo cinco millones, cuando los demandantes pedían 42,7

Redacción

Barcelona

17/07/2015 - 18:50h

Lugar del accidente del vuelo JK5022 de Spanair

El magistrado de juzga un pleito civil contra Mapfre por el accidente de Spanair en 2008 ha salvado a la aseguradora de indemnizaciones millonarias. La compañía pagará solo cinco millones de euros a los 71 demandantes de 33 víctimas mortales y un superviviente del vuelo JK5022, que segó la vida de 154 personas en el aeropuerto de Barajas en 2008.

El grupo asegurador ofrecía cerca de 4,8 millones de euros, por 42,7 millones que pedían las familias. Finalmente, el juez Jorge Montull Urquijo ha fijado la cuantía en 200.000 euros más. Tras la sentencia, que se ha dado a conocer el viernes, Mapfre ha informado que pagará la cantidad "de forma inmediata".

Con estos pagos, Mapfre ya ha compensado a tres de cada cuatro familias de las víctimas del accidente. "El importe esta alineado con las cantidades ofrecidas durante el proceso y consignadas a disposición de las victimas", ha subrayado la empresa en una nota.

Accidentes de tráfico más un 50%

La tercera sentencia dictada contra la aseguradora por la tragedia fija como indemnizaciones las cantidades establecidas para accidentes de tráfico más un plus del 50%. El juez argumenta que el baremo es "orientativo" para un siniestro aéreo.

"El hecho de que no haya límites en las indemnizaciones a las víctimas de accidente aéreo [como fija el Convenio Internacional de Montreal] no quiere decir que no sean aplicables las reglas vigentes para valorar el daño", indica el magistrado.

Dos precedentes

La sentencia, con fecha a nueve de julio, es la tercera en menos de un año contra la aseguradora. En octubre de 2014, el Juzgado Social número 5 de Málaga obligó a indemnizar a la familia de una víctima con 27.416,71 euros. La suma se añade a dos pagos al cónyuge e hija de la fallecida.

En febrero de 2015, el Juzgado Mercantil número 8 de Barcelona dictó la primera sentencia de indemnización a los allegados de una víctima mortal. El juez fijó un pago de 149.000 euros a los padres y de 20.000 euros a una hermana. La familia pedía inicialmente 2,7 millones.