El mercado brasileño, una buena opción para los destinos europeos

El mercado brasileño, una buena opción para los destinos europeos

Paulina Inman Peralti

16/05/2012 - 10:38h

Paulina Pinman
Debido al crecimiento socioeconómico de Brasil, cada día son más los destinos turísticos que buscan introducirse en este mercado. España es el quinto destino más popular para los brasileños que realizan viajes al exterior, de forma que la consolidación y reconocimiento dentro del sector lo convierte en un destino potencial para las clases emergentes.

En el aspecto económico, el PIB brasileño creció un 2.7% en 2011 y a pesar del estancamiento a finales del año, alcanzó los 2,4 billones de dólares para 2012 recuperándose con un crecimiento del 3,2%. Brasil se posicionó en 2012 como la sexta economía más grande del mundo, con un PIB per cápita que alcanzó los 11 mil dólares (gráfico 2) y ha sido una de las economías menos afectadas entre todos los países durante la crisis financiera mundial del 2009, lo que indica la estabilidad económica del país y de la población en la que emerge la clase media y media-alta.

La clase media emergente que actualmente predomina en el país es ahora capaz de realizar viajes al extranjero gracias a la posición del real en comparación con el dólar y el euro y al acceso cada vez mayor al crédito, lo que representa un auge en el turismo hacia los Estados Unidos y destinos más cercanos como Uruguay y Argentina. Sin embargo visitar por primera vez Europa es una buena opción para la clase emergente. Para las clases más altas, se incrementa el interés en destinos nuevos y exóticos como Turquía, India, Dubai y Sudáfrica.

España y Reino Unido tienen un alto índice de visitas por motivos de estudios. Brasil es el cuarto país del mundo en enviar personas a estudiar fuera del país, y aunque los países angloparlantes son la primera opción, el estudio del idioma español está creciendo en importancia, el 33% de los estudiantes elige España como destino.

Otra característica de los brasileños es que pueden permitirse largas estancias al momento de viajar ya que las personas económicamente activas en Brasil tienen un promedio de 4 semanas de vacaciones al año. En destinos como Europa tienen una estancia de aproximadamente 17 días. Sin embargo estos días se dividen ya que los turistas viajan por múltiples destinos europeos, haciendo que la estancia media por destino en Europa sea de aproximadamente 3 noches.

El tipo de alojamiento más común para pasar este periodo es el hotel (71% de los casos) y los hoteles más utilizados por los turistas brasileños son los de 3 y 4 estrellas con ubicación céntrica de preferencia.

El ocio y las visitas a familiares y amigos son la razón principal por la que los brasileños realizan un viaje al extranjero, y los meses de Julio – Septiembre son los que atraen a la mayoría de las visitas, este periodo es conveniente para los brasileños ya que mientras en Europa se lleva a cabo el verano, en Brasil es temporada de invierno.

Los turistas brasileños que realizan viajes de larga distancia tienen gran variedad de intereses, incluida la aventura de los deportes, las artes, la cultura, el patrimonio y la naturaleza pero de igual forma existe un fuerte interés en el folklore local (música, danzas, artesanías, etc.). Al momento de viajar, son más propensos a viajar solos o con su pareja. Los niños difícilmente figuran en los viajes de ocio a Europa debido a que generalmente no consideran conveniente llevarlos.

El mercado brasileño adquiere importancia cada día, y para no quedarse atrás es necesario ser competitivos. La clave se encuentra en analizar a fondo el mercado y aumentar la actividad promocional de los destinos europeos, así como la creación de vínculos que permitan el fácil acceso a territorio europeo y la innovación en las rutas, es decir, que se adecúen a los intereses que buscan los brasileños al viajar.