Hygge: la receta danesa para ser feliz

Hygge se trata de una atmósfera y una experiencia, más que de cosas.

Hygge: la receta danesa para ser feliz

Dinamarca ocupa el número uno en el último Informe Mundial de la Felicidad, gracias a una característica filosofía de vida, el Hygge, basado en la relajación

Juan Santiago Castro

BARCELONA

14/11/2017 - 04:55h

Definir la noche perfecta puede ser muy subjetivo. Distintos planes pueden estar incluidos en una velada dependiendo los gustos de cada quien. Sin embargo, los daneses tienen una palabra propia para definirla. Hygge, pronunciado ‘huu-gue’, es una forma de vida escandinava que celebra la comodidad, comidas compartidas e interacciones con amigos y familiares.

El concepto y  nueva tendencia está construido en torno a la calidez, el parentesco y la apreciación de las cosas más pequeñas. Hygge es una tradición familiar en Dinamarca, país que ocupa el número uno en el último Informe Mundial de Felicidad. El deseo danés del relajamiento y la comodidad se está extendiendo por varias partes de Europa y Estados Unidos, un esparcimiento vertiginoso que se soporta en una gran cantidad de libros que se escriben sobre el tema.

Hygge es también una forma de escapismo. La nueva tendencia invita a darse un respiro y retirarse a una burbuja familiar (o un círculo de amigos muy cercanos) y reconfortante. Todo esto acompañado de diferentes acciones, desde pequeños gestos como encender velas o tomar té, hasta los más grandes, como tener una cena tranquila con amigos.

La idea de planes tranquilos en casa se sustenta en los acontecimientos sociales y políticos que tienen estresados a muchas personas alrededor del mundo, por lo tanto parece natural que a la gente le guste la idea de un espacio seguro lejos de todo eso.

Meik Wiking es uno de los cientos de autores que ha escrito sobre el tema. A inicios de 2017 su libro, Secretos daneses para una vida feliz, se convirtió en un bestseller en el Reino Unido. "Hygge se trata de una atmósfera y una experiencia, más que de cosas", escribió Wiking en su libro. "Se trata de estar con las personas que amamos. Una sensación de hogar".