A comer que se acaba el año

No conformes con una cena de fin de año, en Estonia se come siete veces en la Nochevieja.

A comer que se acaba el año

En todas las mesas familiares se cena por el año nuevo, pero los banquetes que organizan en Estonia llegan a la exageración

Cerodosbé .

BARCELONA.

28/10/2017 - 04:55h

De acuerdo, la manera más popular de recibir el año nuevo en la mayoría de los países es con una gran cena, donde abundan los platos con preparados fríos o calientes, y bebidas que pueden ser el universal vino hasta productos de cada región, desde cerveza fría en Brasil a sake en Japón.

Pero si hubiera una competencia de países para ver dónde se come más en este día de celebración mundial, la ganadora indiscutible sería Estonia.

Aunque en la capital del pequeño país báltico, Tallin, también se celebra con clásicos fuegos artificiales y fiestas en discotecas; la manera favorita que tienen para recibir el año que está por comenzar es sentarse con familia y amigos para comer siete veces durante la jornada.

Siete es el número necesario de comidas que se deben ingerir para empezar de la mejor manera el nuevo año

La tradición marca que hay que sentarse siete veces en la mesa para degustar deliciosos platos típicos entre los que se incluyen una gran variedad de salchichas y ensaladas de patatas, verivorst (la morcilla nacional), o una carne de cerdo cocida llamada sült. Un enorme banquete que se cierra con un brindis de champagne o kali, la bebida nacional, fermentada y dulce.

estonia banquete
Siete o más banquetes con comidas tipicas se disfrutan en la jornada de fin de año en Estonia. 

Más que comida

Por supuesto esta gran cena de año nuevo requiere varios días de preparación y organización, donde varias familias estonias unifican esfuerzos para llevar a cabo esta gran comida.

Además del tradicional banquete, Estonia celebra la Nochevieja con promociones en almacenes de centros comerciales y mercados para las compras de la misma cena o de los regalos que –se supone- todo el mundo debe hacer. Muchos mercadillos poseen un encanto particular al ubicarse en las calles empedradas y decoradas del centro histórico de Tallin.

mercadillo tallin2
Mercadillo de fin de año en el centro histórico de Tallin. 

Otros eventos de gran acogida tienen lugar en clubes y discotecas, fiestas organizadas con banquetes de comida y licor de todo tipo. Además de fiestas, se presencian también numerosos shows en vivo, como conciertos de música, actuaciones con acróbatas u obras de teatro.

El Salón de Conciertos de Estonia es el escenario más grande y concurrido en la víspera del año nuevo. Allí se celebran diferentes espectáculos culturales que reflejan la idiosincrasia y el carácter del país.

Ciudades bálticas con encanto

Estonia es un país pequeño con ciudades encantadoras. Además de la capital Tallin, otras poblaciones como Tartu y Narva son conocidas por su interesante arquitectura y por tener una oferta cultural muy grande que rescata el folclore del país.  

Tallin por su parte es una ciudad que se transforma para recibir el año nuevo. Con una arquitectura digna de admirar, con sus tejados cubiertos por la nieve, decorada con luces y otros adornos en sus calles, la ciudad se convierte en una tierra de ensueño invernal.  

verivorst
Verivorst, la morcilla típica de Estonia.