Buenos humos para un nuevo año

El inicio del año es una buena oportunidad para probar los lanzamientos de Montecristo y Trinidad Topes

Buenos humos para un nuevo año

Montecristo 80 Aniversario y Trinidad Topes presentan las ediciones limitadas de dos cigarros que estrenan vitola

Fue en 1935 cuando la novela El Conde de Montecristo -de enorme aceptación entre los torcedores de la fábrica de Herman Upmann en La Habana- bautizó a esta marca, considerada uno de los referentes del sabor cubano. 

Montecristo es la más famosa y quizás la más apreciada de todas las marcas de Habanos, y se podría decir que es la referencia por la que se mide a todos los productos de esta empresa.

Para conmemorar sus ocho décadas de vida, Habanos lanzó una edición conmemorativa de 30.000 ejemplares de Montecristo 80 Aniversario. Es este un habano que destaca por su calibre grueso y su longitud, una vitola única (cepo 55 x 165 mm de largo) y una ligada exclusiva, con una fortaleza especial y unas dimensiones que no se repiten en ningún otro producto del vitolario de Habanos.

Además presenta un doble anillado: el propio de la marca pero con un fondo en oro, y el especial del 80 Aniversario. Los 20 habanos de esta edición exclusiva han sido elaborados totalmente a mano con Tripa Larga, tras una selección de exquisitas hojas de capa, tripa y capote de las mejores vegas de Vuelta Abajo (en Pinar del Río, al noroeste de Cuba). 

 

Trinidad relanza el habano con el cepo más grande

En tanto, Trinidad presenta la segunda edición limitada del año con Trinidad Topes: el primer cigarro con vitola de galera Topes, hasta ahora inédita en el portafolio de Habanos. 

Esta marca nació en 1969, y se planteó como una continuación de lo que había sido Cohiba, para ser utilizada como regalo de Estado para altos dignatarios extranjeros, aunque desde 1998 puede ser disfrutada por aficionados de todo el mundo.

Trinidad Topes se convierte en el habano con el cepo más grande en la historia de la marca; lo cual, unido al reciente lanzamiento de Trinidad Vigia (cepo 54) reafirma que la empresa sigue la tendencia hacia los cepos gruesos. 

Topes es, además, una vitola inédita en el vitolario de Habanos: Se trata de un puro con una ligada equilibrada, donde destacan sus aromas a vainillas y melazas.