Cinco rosados para disfrutar en el verano

Un buen cava rosado se puede disfrutar en cualquier momento y lugar

Cinco rosados para disfrutar en el verano

El calor que agobia brinda la oportunidad para refrescarnos con cinco magníficos rosados, que siguen conquistando el gusto de los españoles

Zoltan Nagy

Barcelona

13/08/2016 - 13:52h

De acuerdo, el verano puede fastidiar bastante: el calor impide realizar muchas actividades, por no hablar de tener que movilizarse para trabajar. También impide dormir y la sensación de húmedo bochorno llega al sofoco.

Pero hay que ver el lado positivo: es una época ideal para disfrutar de un magnífico vino rosado, excelentes productos que están al alcance de los bolsillos y con magníficas presentaciones a la vista y el paladar.

Hay una división entre los estudiosos, ya que algunos aseguran que esta variedad de vino tiene su origen en Asia Central, mientras que para otros su nacimiento se encuentra en Europa. Lo cierto es que su consumo se popularizó desde la Segunda Guerra Mundial, y en Francia ya ha desplazado al vino blanco en las preferencias de la gente.

¿Es posible conseguir un buen rosado por menos de 15 euros? ¡Por supuesto que sí! Aquí presentamos cinco excelentes opciones de rosados, y nunca hay que olvidar que el vino ofrece momentos para vivir, y que cada vino tiene su tiempo para ser disfrutado.

Dido Rosat

5 Dido Rose, bodegas Venus Universal -- DO Montsant

Este rosado de Venus Universal es un producto atípico por su elaboración, tanto por las variedades utilizadas (mezcla de uvas tintas como garnacha, cariñena y syrah, con 30% de blancas garnacha gris y macabeu), como por la crianza en un largo periodo de 14 meses en barrica. Su color rosa pálido es un poco más intenso que el tono de la piel de la cebolla. Se le siente fino, delicado y con matices de fruta blanca. En la boca tiene peso, con volumen y una magnífica textura grasa, casi dulce.

cair rose

4 Cair Rose, bodegas Dominio de Cair -- DO Ribera del Duero

Estamos frente a la primera añada de este rose bombón elaborado con variedades tintas y blancas. Es una edición de muy pocas botellas, que seguramente se acabarán en breve por el buen labor que realizan en la bodega Dominio de Cair. El color es de piel de cebolla, brillante y limpio. En nariz se presenta con aromas de fruta roja y un fondo floral, y en boca seduce con su frescor y las notas de especies que van surgiendo. Recuerdo que lo he compartido con amigos que no quería beber rosado, pero tras probarlo, desapareció en instantes.

muga rosado

3 Muga Rosado, bodegas Muga -- DO Rioja

Este rosado de las Bodegas Muga es elaborado desde hace más de 30 años. La añada 2015 se produce con un 60% de garnacha tinta, un 30% de viura y un 10% de tempranillo, lo que hace que este vino sorprenda por su frescor y elegancia. Se presenta con un color salmón pálido muy brillante, donde predominan la fruta fresca, los cítricos y la fruta tropical. Cuando lo he catado a ciegas, me ha parecido que se trataba de un vino blanco con matices de vino tinto.

gran caus rosado

2 Gran Caus Rosado, bodegas Can Ràfols del Caus -- DO Penedès

El Gran Caus Rosado se elabora con el mosto flor de los mejores racimos de merlot, fermentado a baja temperatura durante un largo período para obtener un rosado refrescante y a la vez con estructura. Es afrutado, potente y sabroso. Tiene cuerpo y color, su potencia y complejidad da mucho juego con todo tipo de gastronomía, pero marida particularmente bien con arroces cremosos y caldosos (risotto, paella) y platos con salsas cremosas (canalones, lasaña). Sin dudas, es un rosado para descubrir, sobre todo para la gente que dice que no le gusta el rosado.

pricum rosado

1 Pricum 2015, bodegas Margón -- DO León

Este vino de las bodegas Margón es el que más me ha sorprendido. León es una región que cada vez más apuesta por la calidad, y eso se nota por su creciente aceptación en el mercado nacional. Tras siete meses de fermentación y crianza en toneles ovalados de roble francés, esta uva se convierte en una gama aromática, arrebatadora. El secreto de su elaboración lo lleva Raúl Pérez, y permite conocer un vino rosado de fuerte personalidad, de color rojo frambuesa, con un aroma intensamente frutal, con recuerdos de frutos rojos silvestres y matices florales. En boca es fresco, ligero y muy sabroso, equilibrado, con un final elegantemente amargo.