El Celler del Tiet, una propuesta voluntariosa en el Vallès catalán

El Celler del Tiet, una propuesta voluntariosa en el Vallès catalán

Este restaurante ofrece una cocina sencilla, con productos de mercado, y con interesantes resultados

Juan García

BARCELONA

24/08/2017 - 05:55h

Frente del Celler del Tiet, en Sant Feliu de Codines.

No hace mucho tiempo que buscar algún sitio donde comer en algún pueblo medio de España resultaba un drama. Suponía enfrentarse sin remedio a una pobrísima oferta de platos combinados o variantes, cuya digestión era impredecible. El panorama, afortunadamente, ha cambiado de manera radical.

En la catalana Sant Feliu de Codines, por ejemplo, una población de unos 6.000 habitantes en la carretera que une Caldes de Montbui con Moià, hay al menos un par de restaurantes en los que vale la pena pararse y probar su cocina sencilla, pero hecha con calidad e intencionalidad: Els Tres Tombs y El Celler del Tiet.

Ya no se trata en estos casos de alguien que tras recibir una indemnización decide montar un bar porque ese negocio parece que nunca puede fracasar en España, sino de personas que aman el oficio de la cocina y que se entregan a su proyecto empresarial con ganas de ofrecer algo diferente y de calidad.

Una apuesta sencilla pero interesante

El Celler del Tiet (La Bodega del Tío, en diminutivo) es una iniciativa a la que se ha lanzado hace unos meses Carles Conejo, chef y propietario, un hombre joven que bebió las primeras lecciones culinarias en La Font de España, de Granollers, cuando este local aún era una referencia.

tiet1

La cocina que ofrece Carles es sencilla, pero de resultados interesantes. Quizás le falte hoy aún un punto de definición, de acierto final en algunos platos, pero el conjunto es satisfactorio.

Una variada carta de productos de cercanía

La carta se apoya en los productos de mercado y por tanto cambia frecuentemente: hay buenas combinaciones con los excelentes tomates de un huerto familiar, como la ensalada con arenques o la ensalada de mango y foie; hay propuestas bien resueltas como el nido de sobrasada y huevo o el bacalao con queso de tetilla, y la bodega es suficiente y con algunas buenas referencias muy ajustadas en la relación calidad/precio.

tiet4

La sala da para unas 10 mesas bien arrimadas unas a otras y la decoración es sobria. La mayor dificultad es llegar, pues Sant Feliu de Codines es una prueba palmaria de la falta de planificación y el caos urbanístico que ha dominado en muchos pueblos españoles durante la dictadura y después, pero con paciencia y un buen GPS…

El Celler del Tiet está en la Plaça Escletxa, 1, en la parte alta de esta población del Vallès Oriental, y aparcar no debe ser muy complicado aunque haya que subir y bajar.