Grandes cavas a la vuelta de Barcelona

La DO Alella produce vinos y cavas al borde del Mediterráneo, en el Maresme; y en el Vallès Oriental. Ilustraciones: Jordi Català.

Grandes cavas a la vuelta de Barcelona

Alella, la DO más pequeña de España, obtiene grandes vinos con uvas recuperadas. Con la pansa blanca se elabora el recomendado cava Titiana

Jordi Català

Ver Instagram

BARCELONA

19/06/2017 - 06:55h

La Denominación de Origen Alella es una de las más pequeñas y también una de las más antiguas de la Península Ibérica. Los romanos ya guardaban sus ánforas de vino en la actual Tiana y desde las costas del Maresme zarpaban barcos con vino. Estas pequeñas parcelas fueron una de las pocas que se salvaron de la plaga de la filoxera del siglo XIX, gracias a su ubicación privilegiada y a la inteligencia de los viticultores que crearon la Cooperativa Alella Vinícola

La DO Alella, a muy pocos kilómetros de Barcelona, cultiva unas 227 hectáreas de viñedos repartidos en dos comarcas: el Maresme, junto al Mediterráneo y el Vallès Oriental. En este espacio reducido de viñas se elaboran vinos blancos, rosados, tintos y dulces, además de vinos espumosos bajo la DO Cava.

El rasgo más visible de estos vinos es la mineralidad, tanto en los blancos como en los tintos cercanos al mar. Esta característica le viene dada por un subsuelo granítico, que le da su mayor personalidad, que en superficie se transforma en pequeños granos denominados “sauló”. Es una tierra permeable que obliga a la cepa a profundizar sus raíces para buscar el agua y los nutrientes, lo que le da una situación muy especial de la que sacan gran partido los viticultores.

Las variedades de uva que se utilizan en Alella son pasa blanca (xarel·lo) y garnacha blanca, garnacha tinta, cabernet sauvignon, garnacha peluda y merlot, entre otras.

Alella

Cava a pocos kilómetros de Barcelona

En la DO Alella hay actualmente nueve bodegas, que se han volcado en una variedad local que cada vez se trabaja mejor y proporciona unos resultados exquisitos: la pansa blanca, y junto a esta variedad de xarel·lo (ingrediente de gran parte de cavas catalanes) se está trabajando para recuperar la pansa rosada, reincorporar la picapoll blanca, y normalizar las garnacha blanca y la sumoll tinta.

Con la uva pansa blanca las bodegas Titiana producen el cava homónimo, que se caracteriza por sus cualidades organolépticas excepcionales.

En 1920 los propietarios de Mas Parxet de Tiana iniciaron la elaboración de vinos espumosos a través del método tradicional, propiciada por las magníficas condiciones de la zona y por la singularidad de su suelo y climatología. La proximidad a Barcelona y el surgimiento del Maresme como lugar de descanso de la burguesía de la época catapultaron la proyección de sus productos.

En 1986 se elaboró el primer cava con algunos de los primeros viñedos de chardonnay plantados en España. El nivel de los vinos blancos de Alella propició la introducción de esta variedad, y además generó injertos que se usaron más tarde en otras plantaciones por todo el país.

Titiana

Parxet decidió vinificar estas parcelas de forma independiente, al igual que posteriormente se haría con otras de pinot noir y pansa blanca. El carácter singular de la zona logra vinos alejados de la tradición clásica de los espumosos de calidad de mezclar diferentes variedades para dotar de amabilidad y equilibrio a las diferentes partes de un mismo vino. 

Los Titianas se producen a partir de parcelas concretas y presentan la pureza total al no hacer coupages de otras zonas ni variedades.