Invita a comer a un desconocido

Caprese preparada para uno de los encuentros de Eat With. / Fotos: José María Toro.

Invita a comer a un desconocido

Eat With conecta a amantes de la gastronomía, la cultura y los viajes para que coman en una casa particular. Esta es la experiencia de uno de estos encuentros

¿Por qué siempre hay que sentarse separados en los restaurantes? En Francia es muy común compartir largas mesas con desconocidos, y si se vencen las barreras de la timidez, se pueden conocer personas muy interesantes. Y ni hablar de las experiencias que se pueden encontrar si se invita a la casa a comer a cuatro o seis personas desconocidas entre sí.

Esta es la idea de Eat With: anfitriones que ofrecen sus hogares para organizar elaboradas cenas, y donde se puede apuntar cualquier persona interesada no sólo en descubrir sabores, sino también en conocer gente nueva.

Las experiencias de esta empresa están creadas para los que practican activamente la filosofía del “open your mind“, para curiosos infinitos y cosmopolitas que como camaleones se adaptan a cualquier situación.

Una buena comida, un mejor vino y una mesa para compartir son el leitmotiv que les mueve a apuntarse a las cenas organizadas por EatWith allá donde viajen.

Esta empresa de Estados Unidos presenta unas estadísticas que reflejan su éxito: 650 anfitriones repartidos en 200 ciudades de 50 países de todo el mundo. Menús para todos los gustos que suman un total de 1.500 posibilidades a elegir, y que ya contabilizan 11.000 cenas para un total de 80.000 comensales que aman la gastronomía.

Al estar repartidos por todo el mundo, EatWith es una alternativa interesante a una comida solitaria, en pareja o familia en un restaurante. También sirve para los que sin moverse de su ciudad quieran conocer nuevas formas de cocinar, para celebraciones privadas o los que quieran sentirse turistas por una noche al compartir la comida con visitantes curiosos por conocer nuestra cultura, historia y gastronomía.

La selecta degustación en un ático de Barcelona

Nuestra experiencia fue en un ático del barrio del Born, en Barcelona, donde Ascanio y Nuria ofrecieron su espectacular “Fusion Spanish Tapas on a Barcelona rooftop“. Ascanio, cocinillas por pasión con muchos conocimientos técnicos culinarios, por el día trabaja en el departamento de marketing de una empresa hotelera internacional, y de noche se convierte en un virtuoso de los fogones. Nuria sigue sus pasos: deja sus papeles de actriz para convertirse en la mejor y más atenta jefa de sala.

coca crujiente de tomillo con sardina

Tras las presentaciones con tímidos saludos y una primera copa de cava de pie, se rompen las barreras y los miedos iniciales para desatarse la incontinencia verbal de todos los invitados, deseosos de vivir una nueva experiencia gastro-social.

Las manos maestras de Ascanio nos han permitido degustar chupitos de gazpacho, entrantes como virutas de jamón ibérico de bellota, el queso manchego, los boquerones y las patatas al ‘caliu’, y luego llegaron la cebolla de Figueres en tres texturas, raviolo transparente all’amatriciana, bon bon de romesco (que explota de sabor en la boca), coca de tomillo con sardina marinada con tomate confitado a baja temperatura y un excelente pulpo a baja temperatura con allioli ahumado.

bon bon relleno de salsa romesco recubierto de manteca de cacao con sésamo negro

Pero no fue todo: también hemos descubierto los garbanzos con tartar de gamba y aire del suquet, carpaccio de ternera de Girona relleno de foie con sésamo con esferificación de yuzu, tagliatelle elaborado a mano con salsa de albahaca y tomates cherries, y como postre una crema de tiramisú y unas deliciosas “chispas de chocolate”, acompañados de un limoncello casero elaborado por Ascanio.

Estos encuentros siempre lo logran: las conversaciones se animan, la sobremesa se alarga más de lo que cualquiera hubiera esperado, y en la despedida, se cruzan los intercambios de tarjetas, correos electrónicos y whatsapp. La magia ha vuelto a brillar.

chispas de chocolate
Virutas de jamón ibérico
mesa preparada