Las familias más exclusivas del vino se reúnen en el Penedès

Foto de familia de los asistentes a la Primum Familiae Vini.

Las familias más exclusivas del vino se reúnen en el Penedès

Las bodegas Torres acogió el encuentro de Primum Familiae Vini, que congrega a las bodegas centenarias más prestigiosas de Europa

Jordi Catalá

Barcelona

22/07/2016 - 15:52h

Por tercera vez Bodegas Torres acogió como anfitriona, en Vilafranca del Penedès, a las grandes familias del vino europeas, que se han reunido el encuentro anual de las Primum Familiae Vini (PFV), una asociación que aglutina once bodegas centenarias de prestigio internacional.

Este selecto grupo de empresarios defiende y promueve las tradiciones y valores de las bodegas familiares, y asegura la transmisión del conocimiento, la experiencia y sobre todo la pasión por el mundo del vino a las nuevas generaciones. 

Setenta personas de distintas generaciones y procedentes de Francia, Italia, Alemania, Portugal y España recorrieron la comarca durante tres días y visitaron las bodegas Torres, Jean Leon y algunos viñedos emblemáticos. Los miembros de la PFV conocieron los proyectos de la firma y cataron algunas variedades ancestrales que Torres ha recuperado y vinificado de manera experimental, así como los nuevos vinos que aparecerán en poco tiempo.

El encuentro también sirvió para intercambiar información sobre aspectos comerciales, de elaboración y de investigación, y acordar las acciones que llevarán a cabo conjuntamente en los próximos doce meses.

PFV se fundó a raíz de un encuentro informal en 1991 por iniciativa de Miguel Agustín Torres y Robert Drouhin, referente de la Borgoña francesa. Ambos descubrieron que compartían las mismas inquietudes y decidieron crear, un año más tarde, esta asociación. Las once familias integrantes de la PFV, a la que sólo se puede acceder por invitación y ser aceptado por unanimidad, son centenarias, tienen viñedos en propiedad, elaboran vinos de gran calidad y han sabido mantenerse unidas a lo largo de generaciones. La más antigua es Marchesi Antinori, de la Toscana italiana, fundada en 1385 y que suma ya 26 generaciones, y la más joven es la Famille Perrin, del Valle del Ródano (Francia), que fue fundada en 1909.

La Bodega Torres, además de ejercer de anfitriona, deja la presidencia rotatoria de la PFV. Mireia Torres, quinta generación y directora de I+D+i, así como de las bodegas Jean Leon y Torres Priorat, fue la presidenta durante el último año, mientras que su padre, Miguel Agustín Torres, lo fue en 1993-1994, recién constituida la asociación, y su hermano Miguel Torres Maczassek, actual director general, en 2005-2006.

La presidencia la asume a partir de ahora, y hasta julio del 2017, Egon Müller, propietario de Egon Müller-Scharzhof de la región de Mosela, en Alemania.

Para Mireia Torres la PFV “representa una oportunidad para compartir experiencias, know-how y los valores de las diferentes generaciones; una oportunidad para unir fuerzas e ir más allá de lo que podríamos hacer solos. Al fin y al cabo, todos nos enfrentamos a dificultades parecidas en un mundo tan cambiante: compartiendo conocimientos, podemos progresar más rápido y marcar el camino para futuras generaciones”.