Las hamburgueserías Hooters llegan a España

Camareras con el uniforme clásico de Hooters.

Las hamburgueserías Hooters llegan a España

La cadena de comida rápida distinguida por la provocativa vestimenta de sus camareras ultima su aterrizaje en el país

Carles Huguet

BARCELONA

20/12/2016 - 07:00h

La hamburguesería más polémica de Estados Unidos prepara el desembarco en España. Altas dosis de calorías, litros de cerveza y bocadillos ricos en condimentos quedan sepultados bajo el distintivo de Hooters: camareras con provocativos escotes y pantalones ajustados. Una cadena que aterrizará en Madrid en los próximos meses.

Según ha podido saber Cerodosbé, el director de operaciones Julio Arias es la persona que lidera el proyecto en la capital de España. Si bien todavía carece de un local, fuentes del sector aseguran que ya ha iniciado el casting de inmuebles para que acojan el primer Hooters del país.

Las camareras se comportan de forma estudiada para simular el flirteo con los clientes

El principal reclamo de la compañía son sus camareras de vestimenta provocativa, con escotadas camisetas blancas y un pantalón naranja que dejan poco a la imaginación. Pero no sólo el uniforme genera controversia. Según explicaba una trabajadora en un hilo del foro Reddit hace unos meses, hasta la forma de darse la vuelta está estudiada para que el cliente pueda admirar su trasero.

Además, añadía que más que una camarera se consideraba una ‘entertainer’, por ello aparentaba continuamente estar flirteando con los usuarios, aunque simplemente fuera para lograr una propina.

Hooters ya había tanteado entrar en el mercado español en, al menos, una ocasión, pero no logró el resultado esperado por las desavenencias entre el franquiciado y la multinacional. La cadena inauguró hace menos de una década un establecimiento en la Playa de las Arenas, en Santa Cruz de Tenerife, aunque no cuajó en la isla y cerró en 2012.

El peculiar estilo de la marca estadounidense se dejó ver en el archipiélago canario, como prueba el siguiente vídeo: 

A nivel global, Hooters está sufriendo una crisis ante el avance de restaurantes con el mismo reclamo de camareras ligeras de ropa pero con un menú más amplio. Por ello, en Estados Unidos el número de locales ha caído un 7% desde al año 2012. Como respuesta, la compañía prepara una agresiva expansión fuera del continente americano liderada por la prevista apertura de 30 locales en el sudeste asiático, informaba el Business Insider en febrero.