Mas Bertran X80, la sutil elegancia de los espumosos del Penedès

Embalaje del Mas Bertran X80

Mas Bertran X80, la sutil elegancia de los espumosos del Penedès

Este vino se produce con un gran respeto por las uvas de la región, lo que le ha valido el reconocimiento de los medios especializados

Zoltan Nagy

Barcelona

25/11/2016 - 23:14h

Mas Bertran es una pequeña bodega del Penedès creada por dos hermanos, Eva y Santi Ventura, que comenzaron su aventura en el mundo de los vinos en 1996. Valientes, se han planteado un método de producción con la menor interferencia posible, trabajando sólo las variedades de uvas autóctonas de la región, y con una elaboración que conserve las características sensoriales de la vid.

Sus vinos espumosos no están amparados por la DO Cava debido a que esta categorización no tiene en cuenta a la uva sumoll, que sí se encuentra incluida en las denominación ‘Clásico Penedès’, la categoría que engloba a los espumosos con DO de esta comarca.

Este asunto llama la atención, porque en la DO Cava se permiten la inclusión de vides foráneas que dan volumen, o muchas bodegas están obligadas a seguir trabajando con variedades que eran interesantes en otros años, y aunque ahora no estén de moda, tienen que seguir produciendo con ellas. Cabe preguntarse si, por ejemplo en Francia, aceptarían producir champagnes con las uvas xarelo, trepat o sumoll. Es para debatir.

Mas Bertran presenta un cava con una crianza muy larga

Volviendo a Mas Bertran, aquí han apostado por dos uvas: el xarelo, considerada como la reina del Penedès entre las blancas; y el sumoll entre las negras. Y en el caso particular del X80, además de tener un coupage del 15% de vino tinto, cabe destacar que cuenta con una crianza muy larga, de casi cinco años en botella.

Gracias a estos puntos presenta un color intenso, como si fuera oro viejo, con un leve reflejo anaranjado. Los aromas en nariz son una delicia: se sienten aires de manzana al horno, bizcocho, mantequilla, nata, miel, anís y orejones de melocotón, entre otros.

En boca la burbuja es muy fina, casi decadente, pero cuenta con una estructura interesante y una entrada poderosa. Junto a su dulzura casi imperceptible presenta un tacto sedoso y goloso, pero a su vez ofrece un cuerpo consistente y con entidad. Aquí estamos frente a un espumoso muy potente, que combina a la perfección con la grasa del salmón ahumado o el marinado con eneldo.

Sus características le han permitido ganar como mejor vino de la categoría Classic Penedès, otorgado por la revista Guia de Vins de Catalunya, que le ha brindado una puntuación de 9,81 sobre 10. Un premio bien merecido.