Un rosé con gran carácter

La Flor de Muga Rosé, pese a su apariencia, tiene una personalidad muy marcada. / Ilustraciones: Jordi Català.

Un rosé con gran carácter

La palidez y la delicadeza de La Flor de Muga Rosé esconden un vino con fuerte personalidad

La Flor de Muga Rosé, la última creación de Muga, las bodegas de la región de Haro en la Rioja Alta, se ha presentado en sociedad. Esta bodega suele elaborar vinos fuera de lo común, de los que una parte importante se exporta a los Estados Unidos.

Muga, fundadas en 1932, con maestros cuberos y toneleros propios, cuentan con una intensa actividad vitivinícola, y ofrecen unos riojas de alta calidad.

En Barcelona la expectativa creada fue cubierta con creces. Este vino monovarietal rosado (100% garnacha) sorprende por su complejidad, equilibrio, elegancia, suavidad y untuosidad. Es un vino fresco que está destinado a ir más allá de una bebida fresca de verano, que pueda acompañar lujosamente cualquier tipo de aperitivo.

Es un vino gastronómico que, por su sorprendente personalidad, es apto para todo tipo de platos de gran calado, tanto de carnes como de pescados y pastas especialmente fideuás y arroces marineros. 

Una ‘flor’ que se elabora con condiciones muy precisas

La Flor de Muga procede de pequeñas parcelas de las que se obtiene una escasa producción a partir de garnachas más que viejas (entre 70 y 90 años), se elabora fruto de una corta maceración del mosto flor a bajas temperaturas, una corta fermentación y una crianza con sus pieles, unas lías finas que acompañan hasta cuatro meses a un vino del que se puede aprovechar un 50% pero que va a estar dotado de una gran untuosidad. 

muga infografia

La crianza ‘sobre lías’ (una tendencia cada vez más en boga) proporciona a los vinos más volumen, untuosidad y carácter varietal, aporta complejidad y le dota una mayor sedosidad y volumen que convierten a este rosado en un vino con carácter excepcional, y que está destinado a ser uno de los grandes rosés del mercado.

La delicadeza de su extraordinario color rosado pálido que filtra la luz aporta una gran generosidad de brillos, y sorprende por proceder de una uva como la garnacha que no suele generar un color de esta tonalidad.

La presentación en Barcelona, en la que la familia Muga acudió con gran parte de su personal técnico, se realizó en el suntuoso salón jardín del Hotel El Palace ante 150 invitados, entre empresarios, personalidades del mundo de la gastronomía y el vino y periodistas especializados.

La familia Muga brinda en la presentación de su rosé. Foto: Arduino Vannucchi
La familia Muga brinda en la presentación de su rosé. Foto: Arduino Vannucchi