Pazo de Monterrey Mencía, el carácter oculto de las tierras gallegas

Pazo de Monterrey Mencía, el carácter oculto de las tierras gallegas

Este vino de Bodega Pazos del Rey es un delicioso tinto en el que la fruta es la protagonista, ideal para maridar con quesos semicurados, setas y arroces

Cerodosbé .

Barcelona

06/10/2016 - 13:50h

Pazo de Monterrey Mencía, un vino que descubre nuevas virtudes del valle gallego de Verín

Bodega Pazos del Rey acaba de lanzar al mercado Pazo de Monterrey Mencía, un vino fragrante y delicado que constituye un sobresaliente ejemplo de lo que ofrece esta variedad en Galicia. La bodega, ubicada en el valle de Verín, en pleno corazón de la D. O. Monterrei, busca con este vino destacar el carácter frutal y delicado de la variedad Mencía en una de las zonas de elaboración de vino más desconocidas de Galicia, que en otras épocas fue conocida como ‘la Cenicienta gallega’.

Pazo de Monterrey Mencía se elabora con uvas seleccionadas en viñedos ubicados en el valle de Verín, en suelos de ladera poco profundos, con un tipo de composición con base de pizarra que potencia los aromas de esta variedad.

Estos factores, unidos a que precisamente la 2015 fue una añada de corte muy atlántico por el tipo de climatología que se dio durante todo el año, propician unas condiciones en las que las notas florales de la variedad se expresan de forma especialmente notoria, lo que convierte a Pazo de Monterrey Mencía 2015 en un vino aún más expresivo y fragante.

La imagen de este vino es un homenaje a uno de los personajes más emblemáticos de la zona que es el Cigarrón, protagonista del Carnaval de Verín, uno de los más reconocidos de Galicia.

De una producción a gran escala a unos vinos exclusivos

El vínculo de Bodegas Pazos del Rey con la comarca ha sido muy estrecho desde sus inicios. De hecho la bodega constituye la semilla de la D. O. Monterrei, cuando nace en 1965 como una cooperativa a la que acudían la mayor parte de viticultores de la zona que llegaron a aportar un total de cuatro millones de litros en los años 80.

El colosal engranaje que en esta época se movía en torno a Pazos del Rey empleaba a un total de 600 personas con lo que era un auténtico pulmón económico para la comarca.

Tras unos años de declive, se volvió a un concepto de bodega mucho más pequeña y más ajustada al mercado, primando la calidad por encima de las grandes producciones. Por eso, en la década de los 90 se construyó una pequeña bodega moderna y con una tecnología que permite elaborar vinos de calidad.

En 2007, la bodega se incorpora a Avanteselecta, una compañía de vinos cuyo objetivo es elaborar vinos en distintas zonas de España buscando proyectos que priman la calidad y la singularidad de cada comarca. Desde entonces el objetivo es sacar el máximo partido al enorme potencial de la zona, ya que es la única región vinícola gallega en la cuenca del Duero con influencia atlántica y clima meditérraneo, lo que permite producir vinos tanto tintos como blancos únicos y originales.