Los pioneros de los pinchos catalanes se expanden

Maria y Xavi Padrosa, propietarios del grupo Telefèric, detrás de la barra de pintxos.

Los pioneros de los pinchos catalanes se expanden

El grupo Telefèric, especilizado en pinchos de autor, celebra sus 25 años con la apertura de su cuarta sucursal, la segunda en Barcelona

Juan Santiago Castro

BARCELONA

21/10/2017 - 04:55h

La familia Padrosa, de orígenes pamplonicas, abrió hace 25 años Telefèric, un local en Sant Cugat que homenajea a la gastronomía navarra. Desde entonces han abierto un restaurante en Plaza Letamendi de Barcelona y hace dos años se aventuraron a la conquista de los Estados Unidos con una tercera sucursal en San Francisco.

Para la celebración de su cumpleaños número 25, Telefèric ha decidido abrir un nuevo local en la Plaza Jacint Reventós, uno de los sitios con más encanto del Born. La propuesta que ofrecen los restaurantes se basa en pintxos y tapas de autor, servidos en un ambiente caracterizado por las obras de Picasso, Miró, Tàpies y Chillida.

Arte y gastronomía se combinan para los amantes de las tapas y los pintxos.

Hace dos años, Telefèric se arriesgó a poner en marcha un nuevo local en San Francisco. La conquista de los pintxos en el mercado norteamericano les decidieron a arriesgarse en la ciudad con más estrellas Michelin de los Estados Unidos.

Este establecimiento ha tenido gran acogida y goza de muy buen prestigio desde que fue galardonado con el premio de Best Restaurant in the East Bay Area, otorgado por la revista Diablo Magazine en 2016.

El objetivo para estas bodas de plata es continuar con la expansión del negocio. “En los próximos meses esperamos poder anunciar nuevas aperturas también en Cataluña”, explica Xavi, uno de los hijos de la familia Padrosa. Él, junto a su hermana María, son quienes están ahora a la cabeza de los cuatro establecimientos del grupo Telefèric.

pintxos teleferic
Barra de pintxos en el Telefèric del Born. 

La selecta carta del Telefèric

El grupo Telefèric posee una plantilla de 205 personas y su facturación anual supera los 12 millones de euros. Las barras de pintxos destacan desde el momento que el cliente entra a alguna de las sedes de los restaurantes, una explosión de colores y sabores para los clientes.

Telefèric ofrece una amplia carta de platos para compartir, preparados con mucha originalidad y con una interesante fusión culinaria. Muestra de ello son las vieras al curry dulce y hummus de remolacha, las gyozas (empanadillas japonesas) mar y montaña con salsa patxaran o los bao de carrillera.

Hay platos que destacan en la carta por su singularidad, como las tortitas de sashimi de atún con aguacate y mayonesa de sriracha. Pero sin duda, la niña consentida de la familia Padrosa es su foie a la plancha con mermelada de cereza y cebolla caramelizada, la cual ha sido galardonada con el Premio Popular a la mejor tapa en la sexta edición de la ruta “De tapes per Barcelona”.

tapas
La ganadora a la mejor tapa de Barcelona hecha por los chefs del Telefèric. 

Otros platos recomendados para degustar y compartir son el pulpo a la brasa con parmentier de trufa o el plato de coles de Bruselas fritas con parmesano y lima. De entrada no pueden faltar las clásicas patatas bravas Made in Telefèric, y para el cierre, una exquisita crema catalana de postre o un chocolate trufado tibio con helado de yogur de grosella.

Detrás de los fogones

La cocina del Telefèric del Born está a cargo del chef Óscar Cabezas, encargado del control de las demás cocinas del grupo y quien ha trabajado para Arzak, en compañía del subchef Rodrigo Vázquez, quien posee experiencia previa en El Celler de Can Roca y en El Bulli.

El restaurante posee además una bodega de vinos y cavas nacionales de más de 30 referencias, y una selección de diferentes cócteles de autor como gintonics, margaritas y mojitos, que amenizarán las tardes y noches en el Born