Tel Aviv, la excepción gastronómica de Oriente Medio

La cocina de Tel Aviv mezcla ingredientes tradicionales con preparaciones de corte internacional.

Tel Aviv, la excepción gastronómica de Oriente Medio

La cocina israelí, sobre todo de la dinámica Tel Aviv, presenta cocinas y sabores distintos a los de otros países vecinos, con influencias internacionales

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

22/10/2017 - 04:55h

Tel Aviv no sólo es la capital económica de Israel. Con toda justicia podemos asegurar que también es la meca gastronómica del país. Aunque en cada esquina se percibe la fuerte seguridad de la policía y el ejército israelí, la ciudad respira tranquilidad y su fachada al Mediterráneo le otorga un aire internacional y sofisticado que siempre gusta de ostentar.

Además de los grandes restaurantes de famosos chefs, la ciudad se caracteriza por su fuerte movimiento vegetariano y vegano, a la vez que la amplia oferta de bares y restaurante lo consolidan como una de las ciudades más interesantes para la vida nocturna. Y por supuesto, la comida kosher y otras alternativas tradicionales siguen a la orden del día.

La nueva cocina israelí

El chef Eyal Shani lidera la movida de la nueva cocina israelí, desde la cadena Miznon (con exquisitas presentaciones de pita con pollo, cordero y vegetales a las brasas) hasta el sofisticado HaSalon. Aquí no se puede dejar de probar el chraimeh (pescado bañado en salsa de tomate picante) o el carpaccio de remolacha y coliflor asada, que es una de las tendencias de la gastronomía de este país.

Pero Yossi Shitreet, otro afamado chef, le planta una seria competencia desde su restaurante Mashya, cerca del centro de la ciudad. Su ensalada de sandía a la brasa, quinoa negra y dorada es un anzuelo que todos los comensales pican para regresar.

mashya
Una de las etéreas creaciones del restaurante Mashya.

Quien quiera conocer la sofisticación que puede alcanzarse con platos tradicionales debería probar las creaciones del chef Meir Andoni, que en Blue Sky (en la terraza del hotel Ritz Carlton) presenta un interesante menú de comida kosher con pescados, olivas, quesos y vegetales.

Para veganos y amantes de las tendencias

Los amantes del veganismo tienen una cita en Nanunchka, que enterró su pasado de restaurante clásico especializado en carnes y ahora ofrece delicias de la tradición georgiana, pero evitando cualquier contacto con derivados animales. Atención a las verduras rellenas que no tienen comparación.

En Aria, todo el mundo tiene opciones: la parte inferior es un lounge-bar mientras que la superior tiene un restaurante, regenteado por una de las estrellas de la cocina local, Gy Gamzu, que tiene una mano maestra para los platos de temporada con ingredientes autóctonos.

yulia
Yulia despliega sofisticación junto al Mediterráneo.

Los que quieran romanticismo, pues deberían pasar una noche por Yulia, que tiene unas espectaculares vistas en el Mediterráneo mientras se saborean pescados y mariscos en porciones generosas, o también se puede optar por la hamburguesa Yulia o un chuletón.

Para presumir de marcar tendencias, en The Container se puede comer, ver arte de vanguardia y escuchar música. Parece un sitio sórdido, pero en realidad su cocina es una amalgama de sabores del mundo, y sus vistas del puerto ganan varios puntos.

Nos vamos de mercado

Como en todo Oriente Medio, los mercados son el auténtico pulso de la ciudad, incluso de metrópolis de alardean de modernidad como Tel Aviv. Eso sí, todos cierran los sábados, el día de descanso judío.

Carmel, no muy lejos de las playas, es uno de los mercados más interesantes de la ciudad. Atención a su amplio despliegue de verduras, frutas, panes, especias y otros ingredientes, que si no se tiene ánimo de cocinar se pueden probar en los restaurante de los alrededores. Imperdible: el hummus CaCarmel.

El mercado de Levinsky es el favorito de muchos vecinos de Tel Aviv, con una gran profusión de locales de especias, frutos secos, panificados y pequeños sitios para comer algo rápidamente. No se puede ir sin probar las bouerkas (masa de hojaldre con semillas y rellenas de queso, carne o vegetales).

El mercado de Sarona es, dicen los lugareños, el más grande de todo Israel. Es una interesante mezcla de tradición y modernidad, que no se ciñe a los productos regionales sino que se expanden a ingredientes de todo el mundo, desde vino francés a carpaccio italiano, pasando por especias de la India o pescados y carnes del mar y la tierra cercana.

Este mercado es, de alguna forma, la síntesis de Tel Aviv: una ciudad moderna pero que en su interior guarda un alma de historia milenaria.

sarona
El moderno mercado de Sarona.