Tres rutas enoturísticas para los amantes del cava

Las bodegas de Codorníu en Sant Sadurní d'Anoia.

Tres rutas enoturísticas para los amantes del cava

Un trío de propuestas para descubrir las bodegas más antiguas de España, en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona)

Cerodosbé .

BARCELONA

22/03/2017 - 06:00h

La llegada de la Semana Santa se convierte en una oportunidad inmejorable para descubrir los paisajes nacionales. Los amantes de los espumosos tienen con los primeros rayos de la primavera la posibilidad de descubrir las bodegas más antiguas de España gracias a tres rutas enoturísticas diseñadas por Codorníu.

Galardonada como la mejor bodega para ser visitada del mundo en los Wine Tourism Awards, las cavas que la empresa catalana posee en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) contemplan hasta 450 años de historia entre sus paredes. Y os dejamos tres maneras de dejarte enamorar por el espacio.

Pedaleando entre viñedos.

3 Ruta la Primavera del cava -- Pedalear entre viñedos

La ruta se adentra en los viñedos del Penedés y recorre, entre cepas, el paisaje donde nacen los cavas Codorníu más selectos. Pedaleando a ritmo tranquilo, el paseo permite descubrir el ciclo de vida de la uva. En primavera, se puede observar el lloro de la viña, el momento en el que los viñedos segregan un líquido incoloro justo antes de que empiecen a asomar los nuevos brotes. Para un paseo aún más relajado, se puede optar por bicicletas eléctricas.

Tras el recorrido, la ruta incluye una visita a las cavas modernistas, una degustación de espumosos y un picnic entre viñas. Una saludable y deliciosa forma de descubrir la bodega y el paisaje que la rodea.
 

sala Puig.

2 Ruta Anna -- Una presentación de la última Codorníu

Es la ruta de Codorníu dedicada a su cava más emblemático y a quien fue el último miembro de la familia que llevó este apellido. En su honor, en 1983, la bodega elaboró el primer cava con uva chardonnay de la historia, el Anna de Codorníu, que hoy es su cava icónico.

La visita empieza en la sala Puig, la Catedral del Cava, y recorre la obra arquitectónica de Josep Puig i Cadafalch, declarada Monumento Histórico Artístico en 1976. Sigue por el museo y el Celler Gran, desciende 20 metros bajo tierra a las cavas subterráneas con más de 30 kilómetros de túneles, donde aún se puede ver la antigua maquinaria y acaba en el nuevo espacio Anna. Se trata de un elegante lounge creado especialmente para degustar los cavas Anna (Anna Blanc de Blancs, Anna Blanc de Noirs y Anna Rosé) acompañados de un aperitivo.

El precio de la excursión es de 18 euros y la duración de 90 minutos.

Torre Raventós.

1 Ruta Puig i Cadafalch -- La torre familiar, abierta por primera vez

La primera de las recomendaciones es un viaje que discurre finales del siglo XIX, cuando Puig i Cadafalch, discípulo de Gaudí, acepta el encargo de construir las bodegas. En aquel momento, tenía solo 31 años, pero ya le avalaban obras reconocidas a día de hoy como Els 4 gats, la casa Macaya o la casa Amatller del Paseo de Gràcia.

Para celebrar los 150 años de su nacimiento, la compañía estrena la ruta para descubrir el idilio que mantuvieron el universo del cava y el modernismo. Por primera vez se abrirán las puertas de la torre familiar, un excelente ejemplo de la arquitectura modernista y una obra que tiene muchos elementos en común con algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad condal.

La ruta recorre la obra del arquitecto (cavas, galerías subterráneas, etc.) y muestra documentos históricos. Para acabar, un completo brunch con cava en la torre familiar, residencia de los Raventós hasta los años 80, que por primera vez y en exclusiva podrá visitarse en honor al arquitecto.

El precio oscilará entre los 22 y los 40 euros, según se escoge la opción de brunch o no, y una duración de entre 90 y 150 minutos.