Un blanco de Galicia que conquista a todos los paladares

Ramón do Casar se elabora con la treixadura, una uva autóctona de Galicia. / Fotos: Ramón do Casar.

Un blanco de Galicia que conquista a todos los paladares

Ramón do Casar Treixadura, un DO de Ribeiro, enamora hasta a los que dicen que no les gusta beber vino blanco

Todos sabemos que en España se elaboran grandes vinos blancos, pero hoy quiero presentar un producto diferente, que nace de una historia de visión y esfuerzo.

El Ramón do Casar Treixadura proviene de la DO Ribeiro, muy reconocida tanto en Galicia como en el resto del país. Esta zona cuenta con viñedos de gran calidad, favorecidos por su localización, altura, y por el clima húmedo, de transición entre el oceánico y el continental, que favorece los matices de los vinos en esta zona cercana al Río Miño.

El Ramón do Casar se elabora con la treixadura, una uva gallega que atraviesa un elaborado proceso de selección, y que se cultiva en las mismas parcelas de la bodega.

Se trata de un vino muy aromático, con un potencial y una fuerza para tener en cuenta. Pero también es elegante, lleno de matices, y puedo asegurar que enamora hasta a las personas que dicen que no les gusta beber vino blanco.

Ya es hora de dejar el tópico que los blancos sólo maridan con pescados y los tintos con carnes rojas: el Ramón do Casar puede combinar muy bien con guisos y carnes blancas.

Un detalle importante: se recomienda servirlo a 12 grados, una temperatura bastante elevada para un blanco, pero de esta manera será posible percibir su complejidad aromática y los matices que presenta en nariz. Así, se podrá descubrir un predominio de notas frutales de manzana verde, lima, piña y melocotón, sobre un fondo herbal de menta y eucalipto.

En tanto, en boca es armónico, equilibrado, persistente, bien estructurado y vuelve toda la frescura de la fruta para dejar un largo recuerdo aromático.