Un recorrido por las mejores heladerías de Italia

Una exhibición de los mejores helados de Italia.

Un recorrido por las mejores heladerías de Italia

Ocho reposteros del país transalpino representan a Europa en el Gelato World Tour. Los descubrimos

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

02/08/2017 - 07:00h

Se dice que Italia es el paraíso para los amantes del helado. El gelato, como lo denominan ellos, es una auténtica religión en ciertas zonas del país. Además, es bastante más sano que los dulces a los que estamos acostumbrados al tener menor cantidad de grasas y azúcares que la mayoría de versiones de otras regiones.

Cada italiano tiene su heladero de confianza y atreverse a sugerir un listado podría parecer temerario. No obstante, existe una clasificación realizada por expertos. Así, el jurado de la competición Gelato World Tour ha seleccionado a ocho reposteros transalpinos para participar en el torneo mundial de los helados representando a Europa.

Vayamos de norte a sur…

Prácticamente en la frontera con Austria encontramos la localidad de Varna, en la región de Trentino-Alto Adigio. Allí, la repostera Elisabeth Stolz es la encargada de este frío postre en la Osteria Contadina Hubenbauer, donde los helados realizados con productos de proximidad son una tradición. Para la competición ha sido seleccionado el llamado ‘Alma de Trentino-Alto Adigio’.

Sin abandonar el norte del país, encontramos la hacienda Formazza Agricola. En la localidad de Formazza, a apenas 10 kilómetros de Suiza, se erige esta finca que combina la cría de ganado con la venta de productos derivados. Así, los quesos, el yogur o las mantequillas son algunas especialidades de una carta en la que sobresale el helado de 'Leche y menta selvática'. También trabajan con algunos restaurantes cercanos como el Ristorante Piccolo Lago o el Corno Brunni.

En la región de Emilia-Romaña nos topamos casi por error con el municipio de Rottofreno. En el centro, en la comuna de San Nicolò, perdido en una calle sin aparente encanto está el pequeño local Il Vizio del Gelato. Allí, la maestra Francesca Mombelli prepara uno de los mejores helados de pistacho del planeta. 

Los helados de la Formazza Agricola.

También de pistacho es la siguiente especialidad premiada en el Gelato World Tour. Spoleto, localidad de la provincia de Perugia, presume de la Iglesia de San Salvatore, declarada Patrimonio de la Humanidad en 2011, y de la Gelateria Crispini. Este local regentado por Alessandro Crispini ofrece la posibilidad de combinar los sabores más tradicionales con los más vanguardistas relajadamente en sus mesas.

A apenas 80 kilómetros está Il Gelateria, en el municipio de Amatrice. Este encantador local parece atrapado en el tiempo desde hace cincuenta años pese a haber sobrevivido a un fuerte terremoto en agosto de 2016. Cerrado temporalmente, ultima su reapertura con el sello de su histórico dueño, Daniele Mosca, y un nuevo sabor estrella: el helado de requesón de miel y nueces.

il gelatiere[1]

Hasta el sur de Italia hay que desplazarse para encontrar al siguiente finalista. Corato, en la provincia de Bari, alberga la Alexart Gelateria. De la mano de creaciones vanguardistas, el repostero Alessandro Leo se ha hecho un nombre en todo el sur del país combinando los sabores más modernos con unos precios asequibles. La recomendación: el helado de crema de leche al aceite de oliva extra virgen.

Para encontrar las dos siguientes paradas es necesario viajar hasta icilia. En la maravillosa ciudad de Siracusa está la Pasticceria Nuova Dolceria. Ideal para tomar un respiro después de una larga caminata por la localidad, este local que gestionan los hermanos Francesco y Salvatore Manuele es especialista en pasteles, panettone, y chocolates. En el apartado heladero, la propuesta es el Mandorlivo: una combinación de almendra y turrón con aceite de oliva, frambuesa y cascara de limón rallado.

En el otro extremo de la isla está la Gelateria Madison. En la comuna de Realmonte, el heladero Bruno Di Maria ha encontrado el refugio ideal para su sabor más reconocido: el pistacho.