Una bodega centenaria que ha sobrevivido a las tempestades

La Bodega Cooperativa de Artés produce tintos, blancos y cavas de excelente calidad. / Fotos: Jordi Canals

Una bodega centenaria que ha sobrevivido a las tempestades

La Bodega Cooperativa de Artés, en el centro de Cataluña, ha atravesado crisis y derrumbes. Pero ha salido adelante y presenta sus excelentes vinos y cavas

Jordi Canals

a4passes

Barcelona

05/02/2017 - 13:37h

En la Bodega Cooperativa de Artés siempre se respira un aire familiar. Es una de esas bodegas especiales, que al entrar ya te reciben con una sonrisa y con ganas de enseñarte tu casa.

Artium es la marca de los vinos de esta bodega centenaria, fundada en 1908 como Sindicato Agrícola de Artés. En 1914 ya disponían de las primeras instalaciones, y desde entonces la bodega fue creciendo, hasta que en 1935 se construyó la nueva bodega cooperativa, donde trasladaron las instalaciones.

La bodega ha atravesado diferentes crisis que, por suerte, siempre ha podido superar. La primera fue con la Guerra Civil en 1936, la segunda la sufrieron a partir de finales de la década de 1960 con la industrialización y la mecanización del cultivo de cereales.

El punto crítico llegó en 1988, cuando otra crisis profunda planteó alquilar o vender las instalaciones del sindicato. Por suerte se apostó por iniciar una recuperación de la viña, y ese mismo año consiguieron la denominación de Vinos de la Tierra.

Mientras la plantación de viñas aumentaba de tamaño, la Bodega Cooperativa de Artés impulsó la creación de la denominación de origen Pla de Bages, que finalmente se le otorga en 1995 gracias a la calidad de sus vinos.

Actualmente esta cooperativa elabora vinos blancos, tintos y rosados además de una selección de cavas de gran calidad. Sus vinos blancos son monovarietales de picapoll –la variedad autóctona del Bages– mientras que los tintos son de las variedades merlot y cabernet. Sus rosados, muy recomendables, se obtienen a partir de las variedades cabernet, sumoll y mandó.

Bodegas Artium 05

Pero tras estos éxitos, sufrieron un nuevo descalabro en julio de 2015, cuando una de las columnas del edificio cedió y se derrumbó parte de la estructura. Por suerte no hubo que lamentar víctimas personales, pero los daños materiales y sentimentales fueron bastante importantes.

Este suceso estuvo a punto de acabar con la historia de la bodega cooperativa. Pero el apoyo recibido por parte de los productores de la comarca, de los clientes fieles y de los socios, los animó a remontar y a reconstruir el edificio derruido.

En la bodega han sabido aprovechar cada crisis para impulsar una nueva oportunidad, y esta filosofía ha quedado reflejada con la inauguración del nuevo Espacio Artium, que se destina a la degustación, venta y visitas a la bodega. Un bonito lugar donde disfrutar de un buen rato tomando un vermut, probando los productos de la bodega o realizando una visita guiada a las instalaciones.

Estas excursiones llevan al visitante hasta tres niveles bajo tierra, donde se detalla la historia del lugar, se descubren las cavas, las botas donde reposa el vino y los pupitres donde comienza la elaboración de los productos, entre otros rincones.

Bodegas Artium 01

Junto con la degustación de los vinos y cavas, hemos podido conocer los productos de Terra de Profit, los sabores de la tierra de los que les hablaré más adelante.

La agradable excursión terminó con la llegada de dos datos importantes para conocer la importancia de esta bodega: fue la primera cooperativa del Estado en elaborar cava, en 1949; y fue la última que pudo proteger la variedad picapoll y evitar su desaparición, hacia en 1955. Y fue de una manera curiosa: la historia –que no puede ser confirmada- dice que la variedad se salvó porque en la cooperativa llegaron tarde a pedir la subvención que se otorgaba para extraer las viñas y plantar cereales. Así que decidieron conservarla, cuidarla, y finalmente, recuperarla.

Bodegas Artium 03
Bodegas Artium 00
Bodegas Artium 04
Bodegas Artium 06