El vino que hubiera deseado beber Bob Marley

CannaWine

El vino que hubiera deseado beber Bob Marley

Cannawine es el primer vino español con extracto de cannabis; pero sin los componentes psicoadictivos de la marihuana

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

02/04/2017 - 06:00h

Seguramente muchos creerán que al probar este vino quedarán extasiados como si hubieran fumado un cigarrillo de marihuana. Pues no: el efecto es el mismo que al tomar cualquier otro vino, aunque se nota que es más relajante.

Cannawine se suma a la lista de productos que se pueden elaborar con extracto de cannabis: desde cervezas a chicles, pasando por pasteles o dulces. Este vino tiene extractos de cannabinoides pero que no son psicoactivos, como el CBD –junto a otros 86 componentes-.

El CBD proviene de la planta de cannabis sativa L, que no es la misma que el cannabis de la que se extrae la marihuana, pese a que comparten la misma familia genética. Esta planta ya se cultivaba hace 12.000 años –o sea, en los albores de las primeras civilizaciones-, y el cánamo que se extrae de ella ha servido para fabricar papiros, tejidos y cuerdas. Hasta las velas de las carabelas de Cristóbal Colón habían sido confeccionadas con esta fibra.

Una sustancia usada para la medicina

A diferencia del cannabinoide THC, que es el que brinda el famoso efecto psicotrópico, el CBD se usa en la medicina como calmante terapéutico, sobre todo para la relajación muscular y mental. Entre sus usos se encuentran el de antiinflamatorio, para reducir las náuseas y los vómitos (sobre todo en personas en tratamiento de quimioterapia), y se lo consume para calmar la ansiedad o como antidepresivo.

El CDB se disuelve bien con el alcohol y la materia grasa, por lo que se recomienda su consumo mientras se degusta un plato o un aperitivo.

CannaWine

En el caso del Cannawine, se trata de un vino aromatizado con 50 miligramos de extracto de cáñamo enriquecido con el CDB, extraído de plantas cultivadas en el Delta del Ebro con certificado de cultivo ecológico. Hay una minúscula presencia del cannabinoide THC, pero sólo del 0,2%, “por debajo del límite legal”, precisan en la bodega.

El Cannawine se recomienda para postres y aperitivos

Las vides son de uva joven de la Costa Brava, un 50% de garnacha y otro tanto de cariñena, y a los ojos, se presenta con un color rojo cereza intenso de capa media. En nariz se percibe un fondo de fruta roja y negra, con toques de hierbas mediterráneas y toques florales. Al probarlo, se siente un paso ancho con una estructura que le otorga cierta profundidad.

A diferencia de otros tintos, al Cannawine su enólogo Pau Albó lo recomienda servir frío, y más que para las comidas, su consumo marida mejor con aperitivos o para acompañar al postre.

Eso sí, al abrirlo conviene que respire por varios minutos, para que se expandan los aromas y sabores que otorga el cannabis sativa L.

Nadie quedará ‘colocado’ por tomar este vino. Pero dado que tiene una graduación de 14,5% de alcohol, conviene saborear el Cannawine con moderación, como cualquier otro vino.

Cannawine