WineBeer, a mitad de camino entre la cerveza y el vino

El enólogo Jordi Galitó prueba la WineBeer en la finca del Penedès.

WineBeer, a mitad de camino entre la cerveza y el vino

Hay vinos y cervezas de toda clase, pero una bodega del Penedès presenta una nueva combinación de ambos productos. Y el resultado es excelente

Zoltan Nagy

BARCELONA

28/05/2017 - 07:00h

Además del vino de toda la vida, elaborado –lógicamente- con uvas, en Cerodosbé hemos presentado vinos de cereza, con cannabis, y ahora nos ha tocado degustar un producto hecho con levadura de cerveza, un invento que es tendencia en los mercados internacionales. También hay cervezas exóticas para todos los gustos: ahumadas, con gustos de frutas, de leche y hasta con gusto a carne para perros.

Sin tantas locuras, pero una apuesta divertida es WineBeer, cuyo su nombre ya sintetiza de qué estamos hablando. Los creadores son Èric Enguita, Ignasi Romeu y Ramon Masip, de la bodega Artcava-Masía Can Battle, cerca de la localidad de Lavern-Subirats, en el Penedès.

Tras el proceso de cultivo y vendimia de la uva, en paralelo se elabora la cerveza base, con la maceración de diferentes maltas y cereales escogidos. Luego se añade lúpulo y al iniciarse la cocción se pasa a la fase de la primera fermentación. Bajo el control del enólogo, la uva se añade en el tanque de acero inoxidable y comienza la fermentación de la nueva cerveza. En este punto se agrega la uva, que fermenta con el líquido amarillo, y tras remover los granos de las vides, se perciben los aromas de todas las variedades utilizadas.

El resultado es un líquido de color amarillo verdoso pálido, con burbuja fina. En nariz desprende aromas de fruta blanca de hueso, con ligeros toques especiados y un recuerdo de pastelería por la presencia de la levadura en la botella. La entrada en boca es suave y ligera, con un final vivo y refrescante gracias a la presencia de las burbujas.

WineBeer de 33cl y 75 cl...una es más cerveza, la otra más cercana al cava

WineBeer, que es una pale-ale con un 20% de Mosto Eco de Moscatell, viene en dos presentaciones: la de 33 cl deriva hacia la cerveza, porque realiza una segunda fermentación en botella. La de 75 cl es la cerveza que también ha tenido una segunda fermentación en botella pero a la que se suma la crianza siguiendo el método tradicional del cava.

Esta cerveza-vino es ideal para acompañar a todo tipo de aperitivos y tapas, donde brilla con el foie. Ahora, si se trata de un postre, recomiendo que vaya de la mano de una coca de Llavaneres.