Y el mejor vino catalán es... Turó de les Abelles

Diferentes añadas del Turó de les Abelles.

Y el mejor vino catalán es... Turó de les Abelles

Así es el vino de Finca Viladellops que obtuvo el premio Gran Vinari d’Or 2017

Zoltan Nagy

BARCELONA

13/10/2017 - 04:55h

Los premios Vinaris nacieron para distinguir los mejores vinos de Cataluña de cada año. En esta quinta edición han participado 870 referencias de 235 bodegas, representantes de algunas de las 12 denominaciones de origen de Cataluña.

Entre las doce categorías y los premios que se otorgan a vinos especiales de las DO, hay un ganador máximo. Y este año el Gran Vinari d’Or fue para el Turó de les Abelles 2013, de Finca Viladellops. Y no fue el único premio: además de ser distinguido como mejor vino de Cataluña también fue premiado como mejor vino tinto de guarda (con crianza superior a los 12 meses) y mejor vino ecológico.

Compromiso con la ecología

La bodega lleva el nombre del pueblo de Olèrdola (provincia de Barcelona), y al frente se encuentra la familia Desvalls, quienes desde 1999 mantienen un firme compromiso para elaborar vinos de calidad 100% mediterráneos y ecológicos.

Marcelo Desvalls quiere que sus vinos transmitan la tipicidad del Macizo del Garraf y apuesta por la combinación de variedades autóctonas como base de sus vinos: la garnacha en la elaboración de los tintos y xarel·lo para los blancos, una decisión que sigue con la tradición milenaria de la zona.

El ícono de Finca Viladellops

Este vino, ícono de la bodega y del que sólo se producen 1.850 botellas, se elabora tras una vendimia manual de las variedades garnacha y syrah. La maceración pre-fermentativa se realiza en barricas abiertas a temperatura de unos 10 a 12 grados y luego fermenta en barricas a una temperatura controlada de 23 a 25 grados. Tras un paso en barricas de roble francés de 14 meses, se logra este tinto de expresión mediterránea y elegante.

Turó de les abelles

Al probarlo se comprueba que tiene buena acidez, volumen y una personalidad marcada, con un gusto de boca potente y largo, sabroso con toques de regaliz y torrefactos. Su tonalidad es de un granate intenso, y en nariz se aprecian aromas minerales y de fruta negra, con matices de uva bien macerada.

Con este premio, se evidencia que el Penedès sigue en la cúspide de los grandes vinos catalanes.