Así se pueden financiar los hoteles desfasados de la costa catalana

El hotel 4R Playa Park, en Salou.

Así se pueden financiar los hoteles desfasados de la costa catalana

La Generalitat contempla desde subvenciones a préstamos, tanto públicos como privados, para poner al día los alojamientos de sol y playa

El sol y playa catalán necesita un auténtico revolcón. Ofuscado en competir con los otros destinos a costa del precio, se han quedado en el camino infinidad de reformas para ponerse al día. El resultado: Los hoteles de costa de la Comunidad necesitan 735 millones de euros para ponerse al día. Ante la imposibilidad de pagar la totalidad de la cuenta, la Generalitat de Catalunya, pero,  sabe de donde sacar el dinero.

En un informe encargado a la consultora Intelligent Coast se establecen tres categorías para que, por ejemplo, Lloret de Mar abandone la capitalidad del turismo de borrachera. Con la totalidad de sus alojamientos desfasados, los analistas sugieren acudir a las autoridades europeas, españolas y catalanas en busca de fondos. 

A nivel regional, el Govern pone a disposición de los hoteleros el Fondo para el Fomento del Turismo, una bolsa que se llena con la tasa turística que pagan los viajeros por dormir en Barcelona que oscila entre los 2,25 euros -en las estancias de cinco estrellas- y los 0,45 euros por noche. La otra herramienta propuesta es el Institut Català de Finances, una entidad pública que ya se ha pillado los dedos en las quiebras de, entre otras, la aerolínea Spanair o la hotelera HUSA, de Joan Gaspart.

La principal fuente de financiación de las empresas españolas todavía es el Instituto de Crédito Oficial, con un volumen de préstamos que ronda los 22.000 millones de euros

Además, el informe propone la implementación de unos incentivos de renovación de la planta hotelera, que ya se han empezado a aplicar con la firma de convenios entre las localidades y la Agencia Catalana de Turismo. No es un cheque en blanco. Para acceder al capital hay que preparar una inversión mínima por cama que oscila entre los 6.321 euros para los establecimientos de una estrella a los 13.745 para los de Gran Lujo. Además, se deberán superar los mínimos de eficiencia energética establecidos en el Decreto 21/2006 y el Código Técnico de Edificación. 

Sin embargo, la principal fuente de financiación de las empresas españolas todavía es el Instituto de Crédito Oficial, con un volumen de préstamos que ronda los 22.000 millones de euros. El importe máximo del que pueden disfrutar las compañías es de 10 millones de euros, con una amortización de hasta 20 años para los proyectos de inversión.

Aquellos que se distingan por una reforma de carácter especialmente rompedor pueden solicitar los créditos a la Empresa Nacional de Innovación (ENISA). Con 82,6 millones de presupuesto en 2016, los fondos están focalizados para los emprendedores, aunque también líneas dedicadas al incremento de la competitividad y a la transformación digital.

Adicionalmente, también se puede recurrir al Centro para el Desarrollo Técnico Industral, para proyectos de I+D; a las ayudas Reindus, del Ministerio de Industria y los Planes de Impulso al Medio Ambiente PIMA Sol

A nivel continental existen las líneas de crédito del Banco Europeo de Inversiones y programas de financiación como los fondos JESSICA o COSME

A escala continental, existen las líneas de crédito del Banco Europeo de Inversiones, al que se debe acceder a través de los bancos asociados -BBVA, Sabadell y Popular, entre otros- para las inversiones inferiores a los 25 millones de euros. La entidad, además, lanza de manera conjunta con la Comisión Europea los fondos JESSICA, orientados al desarrollo urbano sostenible.

Especialmente para Pymes es el programa COSME, con vigencia hasta el 2020. El presupuesto es de 230 millones y el objetivo potenciar la competitividad de las compañías de menor tamaño.