Así será el hotel estrella de Meliá en Barcelona

El hotel de Meliá se ubicará en la calle Casp, junto a la Casa Rocamora.

Así será el hotel estrella de Meliá en Barcelona

El establecimiento de lujo abrirá a finales de 2019 y contará 165 habitaciones a pocos metros de Plaça Catalunya

Carles Huguet

BARCELONA

25/02/2017 - 06:00h

Tras años saltando de escritorio en escritorio, la marca más cool de la hotelera Meliá aterrizará en Barcelona. Lastrado por la moratoria de licencias turísticas y tras largas negociaciones con el consistorio, el ME by Meliá que la cadena proyecta a pocos metros de la céntrica Plaza Catalunya será una realidad a finales del año 2019.

Propiedad de Actual Capital Advisor, en el inmueble convivirán la cadena balear, que ocupará las siete plantas superiores, Zara, que disfrutará de dos alturas a compartir con otros comercios, y un aparcamiento subterráneo de cuatro niveles.

Según explican desde la constructora encargada, las obras empezarán este mismo más y se prolongarán durante más de dos años y medio. La fase inicial implicará el derribo del edificio actual, un hotel abandonado, sin malmeter la colindante Casa Rocamora, un inmueble neogótico construido entre 1914 y 1917.

El cinco estrellas buscará “dar valor a su vecino”, explica Oriol Serrat, responsable de arquitectura OUA, el despacho redactor del proyecto. De este modo, el proyecto huye de la espectacular fachada que lucía en los bocetos iniciales y adopta una imagen más funcional. Además, se ha visto obligado a adaptar su volumen con tal de integrarse a las edificaciones inmediatas y a la normativa vigente.

Diseño original del hotel, por Josep Llinàs.

Por ejemplo, se buscará un material que imite la piedra de Montjuïc. Para respetar las diferentes alturas se despejará la pared más cercana a la Casa Rocamora para que las ventanas no entren en diálogo. Las novedades llegarán también en el interior de la isla, pues se recuperará un jardín público para todos los habitantes de la capital catalana.

No será el único beneficio para los barceloneses. La superficie comercial se ampliará con la entrada de nuevas marcas y el Zara que ya ocupa la planta baja multiplicará el número de metros cuadrados disponibles hasta los 4.000.

Sin embargo, el gran cambio llegará con la sustitución del abandonado Hotel Barcelona por el ME by Meliá, la marca más exclusiva de la hotelera balear. De 165 habitaciones, las estancias escalarán de nivel a medida que el cliente ascienda a las plantas superiores del establecimiento. Además, las zonas comunes se contagiarán del espíritu que OUA ha dotado al exterior del alojamiento. 

En la planta inferior, los espacios más destacados serán los salones de conferencias y un gimnasio. Las habitaciones se repartirán por las cinco alturas superiores: mientras los cuatro primeros pisos girarán en torno a dos patios, la quinta quedará vinculada a una gran terraza.

La cubierta albergará una piscina con vistas sobre el Paseo de Gracia y la Plaza Catalunya.

Fuentes de Meliá aportaban más detalles del ambiente que se respirará en el hotel: "se dotará de una oferta culinaria de autor, de espacios para hacer negocios y socializar, tendrá incorporada la última tecnologia y aspirará a convertirse en un nuevo epicentro de la vida social barcelonesa”, enumeraban.

Paso Meliá

El establecimiento barcelonés llegará acompañado de un alojamiento de la misma marca en la localidad costera de Sitges. Como avanzó Cerodosbé en septiembre, la cotizada gestionará el antiguo Hotel Terramar, propiedad de HI Partners, el fondo hotelero del Banc Sabadell

Actualmente, existen ocho ME by Meliá repartidos por el planeta: tres en España (Madrid, Ibiza y Mallorca), uno en Milánuno en Londres, uno en Miami y dos en México (Cancún y Los Cabos).