Así será el primer Six Senses de España

Una imagen de Cala Xarraca.

Así será el primer Six Senses de España

La cadena abrirá en Ibiza su segundo establecimiento en Europa. Contará con 134 habitaciones y finalmente se ubicará en Cala Xarraca

Carles Huguet

BARCELONA

28/04/2017 - 06:00h

Ya se vislumbra una fecha en el horizonte: 2020. De aquí avtres años, la hotelera Six Senses abrirá su primer hotel en España. Será en Ibiza, tal y como avanzó Cerodosbé en diciembre, contará con 134 habitaciones y se instalará en Cala Xarraca, al norte de la isla blanca. Un espacio rocoso y con un exclusivo acceso para yates que albergará un resort con el objetivo de “ofrecer un bienestar transformador para nutrir el cuerpo, la mente y el alma”.

“No podríamos estar más contentos a la hora de gestionar este proyecto”, celebran desde la marca, que operará un alojamiento propiedad de Beach Box Ibiza SL. Finalmente, la familia Matutes --propietarios de Palladium Hotel Group-- ha optado por mantenerse en un discreto segundo plano.

El establecimiento ocupará 10 hectáreas e incluirá varias suites con piscina y terraza privadas, habitaciones exclusivas en forma de cueva y dos mansiones de seis dormitorios cada una. El complejo también tendrá una rama residencial, con nueve villas privadas surtidas de todo tipo de lujos y servicios.

El Six Senses ibicenco contará, como no podría ser de otra manera, con una fuerte apuesta por el wellness, símbolo distintivo de la cadena. Entre sus puntos fuertes lucirá con un gimnasio, nutricionistas, profesores de yoga y profesionales que ayuden a mejorar la calidad del sueño.

Además, el spa “estará especializado en un amplio abanico de tratamientos y técnicas de todo el mundo”. El centro vendrá acompañado de una clínica antienvejecimiento, salón de masajes y una piscina Watsu de relajación. Tras la cura, la propuesta es tomar algo en el bar de zumos de la zona.

La oferta gastronómica llegará de la mano de productos orgánicos y de proximidad. El restaurante The Market, abierto 24 horas, fomentará la interacción entre los huéspedes con largas mesas comunes. Mientras, en la piscina se ubicará El Chiringuito, un bar de tapas, mariscos de ambiente chill out con conciertos de guitarra acústica por las tardes y Dj por las noches.

Para los amantes del dulce, el Six Senses de Ibiza también presume de una heladería que venderá postres caseros como golosinas, zumos y batidos. El proveedor, como la mayoría de los que se nutrirá el establecimiento, será de la isla.

Como no podía ser de otra forma por su localización, el hotel apostará por la música. Lejos de los sonidos electrónicos de algunos vecinos como Ushuaïa, en el alojamiento sonarán ritmos relajantes además de acoger festivales en sus instalaciones.

Así, el Six Senses de la isla blanca se convertirá en el primero de España y en el segundo de Europa, después del establecimiento de Portugal, en el valle del Dueroabierto en 2015. Más extendidos están los spas de la compañía asiática. Hasta seis centros de relajación hay repartidos por el Viejo Continente: uno en París, dos en Grecia (Creta Mikonos), uno en Suiza (Gstaad), uno en el aeropuerto londinense de Heathrow y otro en Marbella.