Cómo un barcelonés puede ser turista en su casa

La silueta del Hotel La Florida es una figura emblemática del skyline de Barcelona.

Cómo un barcelonés puede ser turista en su casa

El Hotel La Florida, como otros lujosos establecimientos, permite que un vecino de Barcelona desconecte un fin de semana y viva unos días de relax en Collserola

Jordi Català

Ver Instagram

BARCELONA

12/06/2017 - 07:00h

La séptima edición de la Semana de las Terrazas de Barcelona ha logrado la participación de 73 hoteles, en los que se han desarrollado actividades de gastronomía, coctelería, espectáculos musicales e incluso actividades infantiles.

Barcelona, imán a lo largo del año del turismo nacional e internacional –y con la polémica que acarrea- ha descubierto ya hace tiempo que se le abren muchas ofertas en formas de enogastronomía en restaurantes y bares de primera categoría, terrazas chill-out, coctelería, piscinas, spas e incluso atractivas pernoctaciones con desayunos fuera de serie. Una forma glamorosa de hacer turismo VIP en la propia ciudad.

Hay grandes hoteles como el W, Arts, Me, Majestic, Mandarín, etcétera que durante unas horas o un fin de semana hacen sentir al barcelonés como un turista en su propia ciudad.

Una figura clásica del skyline de Barcelona

Pero si hay un hotel especial con una oferta única por su historia y situación es el Gran Hotel La Florida. Ubicado por encima del observatorio Fabra, completa el triunvirato en el skyline de la cima del Tibidabo, junto con la Torre de Collserola y el templo expiatorio del Sagrat Cor (inspirada en Montmartre) con su parque de atracciones.

Nada más se puede construir en ese lugar, y nada impide que su perfil sea visible desde toda la ciudad, como desde su terraza verde y escalonada se puede contemplar toda Barcelona y el Mediterráneo con una perspectiva irrepetible que abarca gran parte de la costa del Maresme y del Montseny. Muchas de las fotografías ‘mágicas´ en las que aparece Mallorca y su Serra de Tramontana se han hecho desde las terrazas de sus habitaciones.

El hotel ocupa un edificio noucentista de Ramon Raventós que fue inaugurado en 1925 para la Exposición Universal de Barcelona de 1929. Fue un éxito de ocupación hasta la Guerra Civil, en que el hotel fue destinado a hospital fuera del perímetro de fuego de los aviones fascistas italianos que bombardeaban día sí y día no la ciudad. 

208 en alta

Abandono y resurrección del Florida

Después de la guerra fue restaurado pero vivió un estado de semiabandono. Durante los años 50 se hizo famoso como guarida protegida para funcionarios, gobernantes, miembros de la sociedad civil y dignos socios del Círculo Ecuestre que organizaban juergas, timbas y bacará, actividades que castigaban las leyes de la dictadura.

El Hotel La Florida, remozado, albergó durante años las concentraciones del FC Barcelona y contó con visitantes ilustres como Ernest Hemingway, George Sanders, los reyes de Bélgica, James Stewart y Rock Hudson, entre otros.

En 1978 se abatió sobre él hotel la decadencia total y el abandono y no fue hasta el 2003 cuando se inauguró el Gran Hotel La Florida. Sus vistas, su ubicación, el trato vip por parte del personal, sus instalaciones, la reciente renovación de su cocina, una piscina interior-exterior espectacular, las terrazas donde comer o cenar a la luz de las estrellas con la ciudad a los pies, bien valen la pena para hacer un esfuerzo y formar parte por unas horas del sky-line de su propia ciudad.

De hecho, muchos vecinos de Barcelona deciden cambiar de aire un par de días y reservan un fin de semana para desconectar y disfrutar de las vistas. Según las estadísticas del hotel, en verano el 15% de los huéspedes son de la ciudad, y en el año los lugareños se disparan al 40%.

Fachada La Florida