El Silken Diagonal, de nuevo al mercado

Una imagen del Hotel Silken Diagonal.

El Silken Diagonal, de nuevo al mercado

Benson Elliot con problemas para adquirir el establecimiento barcelonés después de que el sector diera por hecha la operación en octubre

Carles Huguet

BARCELONA

06/02/2017 - 01:18h

En octubre la operación se dio por hecha. Benson Elliot parecía ultimar los flecos de la adquisición del hotel Silken Diagonal a Bank of America. Una venta que se cifraba en 80 millones de euros y que ha puesto el freno de mano. El fondo plantea renunciar a un inmueble que salió al mercado “por un precio desorbitado”, explican fuentes del sector.

De este modo, la consultora JLL vuelve al punto de partida para tratar de colocar el edificio ubicado en el distrito 22@ de Barcelona. Según desveló Cerodosbé, varios socios del vehículo no veían clara la rentabilidad de la inversión, pues el precio por habitación superaba los 300.000 euros. El alojamiento, de cuatro estrellas, operaría con escaso margen de beneficio.

Visto el precio previsto de la transacción, Bruno Hallé, consultor de Magma HC, ya alertó hace varios meses de un coste fuera de mercado. "Generalmente, la rentabilidad hotelera ronda el 6%, pero operaciones como esta bailan sobre porcentajes del 3%", comparó.

Además, otro condicionante ha propiciado el naufragio: el definitivo uso de la Torre Agbar, a apenas 150 metros de distancia, como edificio de oficinas. “Un Hyatt en la Torre hubiera revitalizado la zona, impulsando un incremento de precios en los alojamientos colindantes”, explican en el sector. Con la renuncia de Emin Capital al establecimiento, adiós al efecto contagio.

Bank of America lamenta ahora el freno a una venta que le habría supuesto unos 40 millones de plusvalías, tras comprar la deuda del inmueble hace menos de dos años por 27 millones. Hasta entonces en manos del Grupo Urvasco, la constructora entró en concurso de acreedores y ha tenido que deshacerse de alojamientos como el Silken Málaga, en manos de HI Partners, el fondo hotelero del Banc Sabadell.

Mientras, Silken –la rama hotelera de Urvasco—respira tranquila. Consultadas por Cerodosbé, voces de la cadena recuerdan que tienen firmado un contrato de gestión a largo plazo que les asegura su continuidad en el inmueble. “Nos mantenemos al margen de la transacción”, se desmarcan.