Cómo un estafador vivió en lujosos hoteles de Barcelona sin pagar un euro

El estafador realizaba reservas on line con tarjetas sin fondos.

Cómo un estafador vivió en lujosos hoteles de Barcelona sin pagar un euro

Durante cuatro meses, un vecino de la ciudad dormía y usaba las instalaciones de hoteles de categoría y huía sin abonar la cuenta

Equipo Cerodosbé

Barcelona

04/02/2017 - 14:16h

Un “simpa” en toda regla: durante cuatro meses vivió como un rey en 17 hoteles de alta categoría de Barcelona, disfrutaba de las instalaciones como el gimnasio o el sauna, saqueaba el minibar, y tras un par de días, desaparecía sin pagar un euro por la estadía.

Pero se le acabó el chollo: el vividor, un hombre de 39 años, fue detenido por la Guardia Urbana de Barcelona, que fue derivado a los Mossos d’Esquadra (policía autonómica) para que se hagan cargo de la investigación.

El sospechoso, un vecino de Barcelona con nacionalidad española, está imputado por haber estafado por 22.763 euros a los 17 hoteles en los que se alojó entre el 10 de octubre y el 31 de enero.

El truco de dormir y escapar se le acabó cuando el empleado de un hotel avisó a la policía tras reconocerlo: el hombre se había alojado en el establecimiento durante doce días y se fue sin pagar los 1.606 euros de la estancia.

La policía municipal se desplazó al hotel y detuvo al supuesto autor de la estafa. Al momento de capturarlo, le incautaron dos tarjetas de acceso a otros hoteles.

El Gremio de Hoteles de Barcelona colaboró en la investigación, con lo que se pudo determinar que había 17 hoteles afectados, en su mayoría en la capital catalana y también en el área metropolitana.

¿Cuál era el modus operandi de este simpa de los hoteles?. Reservaba por Internet a través de webs especializadas, y aportaba los datos de una tarjeta de crédito que no tenía fondos.

Cuando se alojaba en un establecimiento, el detenido vivía con todo tipo de lujos y, según los Mossos, también consumía los productos del minibar y utilizaba las instalaciones del establecimiento, hasta que huía sin pagar ni un euro. Pero el regreso a uno de los hoteles perjudicados puso fin a su breve carrera de disfrute gratis.