La treta de los turistas británicos que hace un roto a los hoteles de costa

La treta de los turistas británicos que hace un roto a los hoteles de costa

Numerosos viajeros presentan demandas falsas a establecimientos turísticos para no pagar la estancia

JORDI VELERT

21/09/2016 - 13:10h

Turistas británicos en la costa de Andalucía

Los hoteleros de Benidorm y de Canarias están preocupados. Una treta alentada por grupos de abogados británicos está causando pérdidas millonarias a sus establecimientos. Los abogados animan a sus compatriotas a presentar denuncias falsas ante los hoteles para recuperar el dinero costeado por la estancia

El modus operandi de los pícaros turistas es reclamar a los turoperadores por una intoxicación alimentaria. En este sentido, los hoteles con todo incluído son los principales destinatarios de las quejas fraudulentas. El resultado de la tramitación es en la mayoría de los casos favorable para el viajero. El turoperador carga el importe de la estancia al hotel y lo reembolsa a los turistas.

La polémica práctica llega ahora a oídos del Gobierno. La Delegación del Gobierno en Canarias ha anunciado este miércoles que pondrá el fraude en conocimiento de la Policía y de la Secretaría de Estado de Turismo.

Incluso ha difundido una fotografía de una furgoneta con publicidad de los abogados en la que animan a los turistas a denunciar a su hotel. "¿Se ha puesto enfermo? ¿Le han intoxicado con norovirus, salmonella, E.coli o gastroenteritis? No cobramos si no ganamos.".

Benidorm rompe con turoperadores por el fraude

El truco de los abogados británicos causa pérdidas millonarias a los hoteles de Benidorm, según denuncia Hosbec, la patronal del sector en la ciudad de la Costa Blanca. La cantidad estafada supera siempre la del importe de la estancia, ya que también se abonan costas de abogados que en ocasiones se acercan a los 6.000 euros.

Para los hoteleros benidormenses, la práctica es "inmoral" y "puede rozar el delito", según recoge Información. En la ciudad de los rascacielos incluso algunos alojamientos han anulado contratos con turoperadores británicos para no sucumbir al fraude.