Las grandes hoteleras se lanzan a la moda del 'solo adultos'

Los hoteles sólo para adultos, una tendencia en auge. En la imagen, un resort turístico ubicado en Chipre. Paphoshotelbeach

Las grandes hoteleras se lanzan a la moda del 'solo adultos'

Grandes cadenas como el grupo Barceló o Iberostar incorporan cada vez más hoteles donde la entrada de niños está prohibida. ¿Exclusividad o discriminación?

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

02/06/2017 - 18:20h

Carreras en la recepción, ruidos en la habitación o lloros en la cafetería. Las señales de los más pequeños en los hoteles suponen una grave molestia para aquellos que buscan paz y tranquilidad durante su estancia. Para otros, en cambio, forman parte indisoluble de sus vacaciones: viajar en familia tiene algunos inconvenientes… pero también grandes dosis de disfrute.

Lo que está claro es que un hotel con o sin niños en sus instalaciones cambia bastante, tal y como se han dado cuenta muchas cadenas, que cada vez más ofrecen el “solo adultos” como una característica extra de algunos de sus establecimientos. En estos hoteles solo están permitidos los clientes mayores de edad. Una exclusividad especialmente pensada para alojamientos ubicados en entornos agradables y muy pacíficos.

Esta tendencia, al contrario de lo que muchos podrían pensar, se está extendiendo también entre grandes cadenas hoteleras, y no solo en compañías más pequeñas o alternativas, según recoge un reciente estudio elaborado por el portal Quehoteles.com.

Este es el caso de Barceló Hotels Group, que cuenta ya con 11 hoteles categorizados como “solo adultos”, ocho en España y otros tres repartidos entre República Dominicana, México y Costa Rica. De hecho el grupo mallorquín ha incluido esta característica como una de las 17 temáticas diferentes bajo las que agrupa sus hoteles. Otra de las grandes firmas españolas, Iberostar, tiene ocho hoteles de este tipo en España, repartidos entre Ibiza (1), Mallorca (4) y Tenerife (3).

Según explica el mencionado estudio las cadenas ven esta tendencia como una manera de dirigirse a un público objetivo muy específico, y por tanto como una oportunidad de negocio clara, equiparable, por ejemplo, a la de aquellos establecimientos ‘gay friendly’.

“Los usuarios que deciden reservar este tipo de establecimientos son aquellos que viajan en pareja y buscan una estancia tranquila, un lugar donde poder desconectar y disfrutar del sol y la playa, de una cena romántica, de una sesión de spa o un cóctel en el bar de la piscina”, apuntan desde Quehoteles.com.