Las franquicias, la puerta de las grandes hoteleras para entrar en Andorra

El Holiday Inn de Andorra La Vella.

Las franquicias, la puerta de las grandes hoteleras para entrar en Andorra

Las compañías internacionales señalan los modelos con menos riesgo como la opción favorita para aterrizar e incrementar su presencia en el estado pirenaico

Carles Huguet

ANDORRA LA VELLA

10/06/2016 - 10:00h

Es un destino por explorar. La oferta hotelera de Andorra está anquilosada. La falta de datos fiables y la atomización del sector frenan la entrada de grandes jugadores internacionales. Fondos de inversión y cadenas extranjeras contemplan el Principado de reojo: Sin un interés febril, pero con la mirada puesta en busca de oportunidades de futuro. Para hacerlo, sin embargo, no vale todo. Modelos como la franquicia y los contratos de gestión facilitan la entrada de actores cómo Hilton Worldwide, NH Hotel Group e Intercontinental Hotels Group (IHG).

La cadena de Texas es la única que todavía no ha aterrizado en el país. En cambio, las compañías española e inglesa disfrutan de un Hesperia y un Holiday Inn en la capital del país, Andorra La Vella, respectivamente. El director de desarrollo en España y Portugal de Hilton, Carlos Miró, señala los requisitos habituales para entrar en un destino cómo este: "Lo más factible y económico es mantener a un equipo gestor que lleve muchos años y que atesore el conocimiento local de cómo cortar el jamón en el destino. Nosotros ya nos encargamos de traer nuevo público al hotel y de llenar el establecimiento". 

Subir el listón

El modelo de franquicias, típicamente anglosajón, no está tan instaurado dentro de la cadena NH, que tiene alojamientos contados en este régimen. "Tanto en gestión, como cuando concedemos una franquicia, buscamos que el modelo tenga unos estándares de calidad similares", explica Estanislao Gómez, director de expansión en la Península Ibérica. Su modelo no es tan estricto ccmo el de las hoteleras que buscan inmuebles calcados los unos de los otros, aunque sí pide cierta homogeneidad.

"No necesitamos que un NH de Andorra sea igual que el de Via Laietana", finaliza. Reunidos los tres en el marco de la jornada Evolución del Sector Hotelero en Andorra: Nuevos Modelos de Negocio organizada por Magma Hospitality Consulting, el ejecutivo español aprovecha el acto para departir con el ministro de turismo del país, Francesc Camp. "No busco nada concreto, pero siempre tengo interés por nuevas aperturas", le comenta en uno de los corrillos.

El que más claro lo tiene es Hylko Veersteg, vicepresidente de desarrollo de IHG en el sur de Europa. "Según las marcas y el destino podemos ofrecer unas condiciones u otras", relativiza. "No es lo mismo hacer un Intercontinental -la gama premium de la cadena- en Andorra que en Barcelona", compara. Y añade: "Para un Holiday Inn Express -la marca más baja-, un contrato de  gestión no tiene ningún tipo de sentido, pues no servimos desayunos ni cenas". La franquicia es la solución, "y si es con un buen director, el 50% del trabajo ya está hecho".

En la misma línea se expresa Miró: "Cuando queremos una franquicia de cierto nivel, buscamos un director con experiencia internacional y que sea un líder".