Lloret iniciará en octubre una inspección general a su planta hotelera

Instalaciones del Mediterranean Sand, en Lloret de Mar

Lloret iniciará en octubre una inspección general a su planta hotelera

El ayuntamiento trata de apaciguar una nueva crisis de imagen sobre la oferta turística del municipio y denunciará al dueño de los hoteles 'piratas'

Lloret de Mar, polo turístico del litoral catalán, trata de recuperarse de su penúltima crisis de imagen. Si en los últimos años el incivismo de unos visitantes acostumbrados a la barra libre era el motivo de conflicto, ahora el problema se centra en la planta hotelera de un municipio con 30.000 camas disponibles –para 37.500 vecinos, según el censo de 2015.

El descubrimiento de que cuatro hoteles, todos del mismo propietario, pinchaban la luz al suministro de la calle, entre otras irregularidades, ha encendido de nuevo las alarmas en la administración. Desde el ayuntamiento quieren dejar claro que se trata de un caso aislado y que toda la responsabilidad recae sobre José Luis Velasco Blanco, el opaco empresario dueño del grupo Savoy. Por ello ya han anunciado que iniciarán una inspección general a toda la planta hotelera de la localidad.

Según confirman desde el consistorio a este diario, dicha revisión dará comienzo “a mediados de octubre o principios de noviembre”, “una vez finalizada la temporada alta” (ésta se prolonga en este tipo de localidades hasta el comienzo del otoño, gracias al turismo de la tercera edad). Aunque implicará a una mayoría de los 120 hoteles ubicados en Lloret, el ayuntamiento no es capaz de confirmar si se pondrá la lupa en todos y cada uno de los establecimientos.

Lo que sí está claro es que esta labor se encomendará a una empresa externa. Así, el gobierno local seguirá la misma estrategia que en la grave crisis ocurrida en agosto de 2011. Entonces, el cierre de varias discotecas debido a un problema eléctrico desembocó en una batalla campal entre turistas y policía [ver vídeo]. Tras ello, el ayuntamiento encargó una inspección general en los locales de ocio nocturno de la ciudad --¿el resultado? “Apenas uno con deficiencias”, sostienen.  

La inspección general a los hoteles será encargada a una empresa externa, tal y como ocurrió tras los disturbios de agosto de 2011, fruto del cierre de varias discotecas

La segunda y por ahora última decisión de peso desde el consistorio ha sido denunciar, tanto por la vía civil como penal, a Velasco Blanco. Los cuatro hoteles de la cadena en Lloret (Sun Village, Mediterranean Sand, Marina Sand y Hotel Savoy), todos ellos ya cerrados, acumulaban una deuda de 210.000 euros con Endesa, la suministradora eléctrica.

A ello hay que sumar los recibos municipales impagados por el grupo en los dos últimos años: 450.000 euros en tasas, impuestos públicos, facturas de agua, etc, según confirman fuentes del ayuntamiento.

Aunque estas ilegalidades se circunscriben a un grupo y a un empresario en concreto, las autoridades municipales son conscientes de la importancia de despejar cualquier duda en torno a las condiciones de seguridad –los pinchazos a la red eléctrica podrían haber causado un grave incendio-- y el estado del resto de los hoteles de Lloret.

El dueño de los hoteles clausurados suma una deuda de al menos 650.000 euros, tanto con las compañías suministradoras como con el municipio 

La tarea será ardua. Según un informe encargado por la Generalitat a la consultora Intelligent Coast, y revelado en exclusiva por Cerodosbé, el 100% de los hoteles de la localidad gerundense se han quedado obsoletos. La edad media de los establecimientos (43 años) y la masiva llegada de turistas cada verano –muchos de ellos bajo el modelo low cost de sol, playa y borrachera—han dejado desfasadas las instalaciones. De acuerdo al mencionado informe, la inversión estimada para  actualizar la planta hotelera lloretense es de 204,9 millones de euros