Londres se apunta a la tasa turística

Londres podría empezar a gravar las estancias turísticas.

Londres se apunta a la tasa turística

El alcalde de la ciudad se muestra favorable a gravar las estancias hoteleras, que podrían reportar más de 280 millones de euros

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

30/01/2017 - 12:40h

Los hoteleros londinenses, en pie de guerra. La capital británica estudia implementar una nueva tasa turística que grave las pernoctaciones en los establecimientos de la ciudad. Una medida que elevaría un 5% el precio de la habitación por noche y que podría encarecer casi cuatro euros por estancia.

Un informe elaborado por Greater London Assembly (GLA) invita a Londres a replicar el modelo de Berlín, que generaría unos ingresos de 281 millones de euros al año. “El turismo impone costes a la economía londinense a través de una demanda adicional de servicios públicos como la red de transporte público, limpieza de calles, servicios policiales y de salud”, justifica.

El alcalde de la capital, Sadiq Khan, se muestra partidario de estas tesis y recuerda lo que ya sucede en otras ciudades del planeta. “Si miramos a nuestro alrededor, las ciudades importantes tienen un impuesto para turistas del 1% o el 2%”, defiende.

En Barcelona, el impuesto oscila entre los 0,45 euros por persona y noche para los hoteles de hasta tres estrellas, 1,10 euros para los cuatro estrellas y cuatro estrellas superior y 2,25 euros para los cinco estrellas y de gran lujo. La cifra es ostensiblemente inferior a los tributos de sus homólogas europeas.

Por ejemplo, en Ámsterdam Berlín, la tasa es del 5% de la tarifa final que se abona en el hotel. Una cantidad que se destina a mejorar la ciudad y sus servicios. En París la cantidad llega hasta los 1,5 euros excepto en las habitaciones con un coste superior a los 200 euros, que gravan el 2% de su coste.

Mientras, Italia ofrece una amalgama de distintas soluciones: En Florencia y Venecia se paga un euro por cada estrella del establecimiento y, en Roma tres euros en los hoteles de gama alta y dos euros en los de tres estrellas o menos. El impuesto llega incluso a los Estados Unidos. En Nueva York la tasa ronda los tres dólares por noche y habitación. Otros países aplican un impuesto de entre el 5% y el 7,25% de la tarifa de la estancia total.