Los cuatro hoteles de BCN que tienen los días contados

El Hotel Rey Juan Carlos I.

Los cuatro hoteles de BCN que tienen los días contados

Los establecimientos tienen concedido el suelo sobre el que se erigen hasta el año 2040 y el Ayuntamiento no contempla una modificación

Carles Huguet

BARCELONA

02/02/2017 - 06:00h

Ada Colau y su cerrojo a los permisos hoteleros no tienen nada que ver en esta ocasión. Tampoco la masificación turística o un inversor que quiera darle la vuelta al inmueble. Cuatro establecimientos de Barcelona viven el boom turístico de la ciudad con una fecha de caducidad en el horizonte: el año 2040. Y no son precisamente alojamientos de poca monta, están afectados el Hotel Rey Juan Carlos I, el Hotel Alimara, el Hotel Fira y el Hotel Catalonia Plaza.

El póker de inmuebles fue construido para albergar el aluvión de visitantes previsto para los Juegos Olímpicos de 1992. Según explican fuentes municipales a Cerodosbé el consistorio aprobó la cesión de varios terrenos por un plazo de 50 años, que caduca en 2040. Un freno para la inversión en los edificios. Además, la cesión no es gratuita y los propietarios pagan hasta un millón de euros al año en concepto de alquiler del suelo.

En las cuentas del ejercicio 2014, las últimas presentadas en el Registro Mercantil, el Fairmont Juan Carlos I admitía la complicación que suponía contar con este término. Por ello, sostenía que había emplazado al Ayuntamiento a revisar la asignación del parque de Torre Melina, el suelo que le fue concedido.

Sin embargo, desde la administración advierten de que el derecho de superficie no ha sido modificado y el departamento de Patrimonio tampoco tiene constancia de ninguna petición de estudio. Aunque a 23 años vista, los cuatro establecimientos cuentan los días a expensas de un indulto municipal.

El más mediático de los hoteles afectados es el Juan Carlos I, operado por la canadiense Fairmont y propiedad durante muchos años de Joan Gaspart. Ubicado en lo alto de la Avinguda Diagonal, acaba de acometer reformas por valor de 37 millones de euros para rejuvenecerse.

Mientras, en un paraje privilegiado se erige el Catalonia Plaza. El alojamiento se alza junto al centro comercial Las Arenas en la Plaça Espanya. Aunque de forma más comedida, la familia Vallet también apuesta por modernizar el inmueble y en marzo reformó todas las salas de convenciones.

En segundo plano se mantienen el Alimara, un cuatro estrellas situado en el barrio de Horta de 156 habitaciones. Mayor suerte podría correr el Hotel Fira, en el término municipal de l'Hospitalet, una administración mucho más tolerante con la actividad hotelera, y que suma otro póker de estrellas en la entrada.