Los hoteleros de BCN, a los brazos de los socialistas para aplacar a Colau

El hotel Claris, propiedad del presidente del Gremi d'Hotels de Barcelona, Jordi Clos.

Los hoteleros de BCN, a los brazos de los socialistas para aplacar a Colau

El gremio pasa de la división durante la moratoria a la unidad contra el nuevo Plan Urbanístico y adopta una postura dialogante con el consistorio lejos de la confrontación

Carles Huguet

barcelona

08/06/2016 - 10:00h

Silenzio Stampa en el Gremi d'Hotels de Barcelona. Tras el calentón inicial, la patronal hotelera de la capital catalana agacha la cabeza cuando se habla del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) que propone Ada Colau y que prohibirá la apertura de nuevos establecimientos en el centro de la ciudad. El silencio mediático tiene dos razones: Las reuniones continuadas de ejecutivos del sector con miembros del consistorio y el acuerdo de Barcelona en Comú con el Partido Socialista en el Ayuntamiento.

"No vamos a protestar públicamente contra algo que confíamos en poder cambiar", explica un asociado a Cerodosbé. Los encuentros entre técnicos de ambos bandos se intensifican en pos de una relajación de la normativa. Mientras, cuando este medio ha solicitado una valoración oficial por parte de la institución presidida por Jordi Clos no ha obtenido respuesta. 

El optimismo se ha extendido tras el pacto de gobierno entre el PSC y BeC. La formación que lidera Jaume Collboni jamás ha dado su apoyo a la moratoria de licencias turísticas y fuentes internas del partido señalan que el PEUAT va a ser uno de los puntos a poner en común para adecuarlo a su óptica del sector, más moderada. Además, los socialistas ganan peso en la tenencia de Urbanismo con el nombramiento de Daniel Mòdol cómo concejal de Arquitectura, Paisaje y Patrimonio. Tampoco será coser y cantar, pues al mando del ordenamiento hotelero continúa Janet Sanz, cuarta teniente de alcalde.

Lo que la moratoria separó, el PEUAT lo ha unido

El 'cerrojazo' de licencias causó una división en el seno del Gremi entre aquellos hoteleros que tenían previsto crecer y las familias y empresarios de toda la vida, que optaban por mantener su actual flota de inmuebles. Mientras los primeros ponían el grito en el cielo por el freno al desarrollo de sus cadenas, los segundos veían positivo "el alto en el camino para ordenar la planta". "La ciudad no podía seguir creciendo a un ritmo de 20 alojamientos al año", sentencia un miembro de la patronal.

Sin embargo, el PEUAT ha acabado con las trincheras. Si bien es cierto que unos piden más beligerancia que otros a la hora de responder a Colau, la institución al completo es contraria al Plan Urbanístico impulsado desde Barcelona en Comú. El principal motivo: Además de prohibir la inauguración de nuevos hoteles en el centro de la ciudad, censura las grandes rehabilitaciones en los inmuebles actuales cómo las que últimamente han afrontado el Hotel Monument, el Hotel Majestic y el Hotel Claris, propiedad de Clos.

El caso del presidente del Gremi es un ejemplo de la reciente unión. Mientras ya ha anunciado que no pretende crecer en BCN, sí que podría necesitar afrontar reformas de calado en alguno de sus hoteles. Si la moratoria podía llegar a beneficiarle ante la falta de nueva competencia, el último proyecto del consistorio corta las alas a la modernización de Derby Hotels, la cadena del directivo. "Esencialmente, lo que hace el actual PEUAT es condenar a la planta hotelera a la obsolescencia", lamentan desde el sector.

La impugnación preparada

Bajo condición de anonimato, un ejecutivo de la patronal revela que se ha estudiado el Plan Urbanístico al detalle con tal de buscar artículos que impugnar en caso de que las conversaciones no avanzan. Sin embargo, ahora mismo la carta ganadora es de color rojo y se llama PSC.