Los planes de futuro de Intercontinental en España

El Intercontinental de Madrid.

Los planes de futuro de Intercontinental en España

Hylko Versteeg, vicepresidente de desarrollo en el sur de Europa, lamenta que la inestabilidad política del país desvíe la construcción de nuevos hoteles a países como Alemania

Carles Huguet

ANDORRA LA VELLA

16/06/2016 - 09:50h

La segunda cadena con más hoteles del mundo tiene grandes planes para España. Aunque latente en el último año y medio, Intercontinental Hotel Group peina las grandes capitales urbanas del país para incrementar los 52 alojamientos que actualmente ostenta en la Península Ibérica. Barcelona, Madrid, Bilbao, Málaga y Sevilla forman el big five del que habla Hylko Versteeg, vicepresidente de desarrollo en el sur de Europa. Eso sí: "de manera muy cauta en materia financiera, por eso vamos más lentos que muchas otras compañías a la hora de expandirnos", explica.

El destino más deseado es, de lejos, la capital catalana. "Tenemos muchísima demanda que no podemos satisfacer", reconoce. El objetivo: Inaugurar un Intercontinental -la gama más alta de la compañía- y un Holiday Inn -de las más bajas-. Por el momento, pero, sus planes ya se han visto frustrados por la suspensión de licencias y el nuevo plan urbanístico, que cierra el grifo a abrir nuevos establecimientos en el centro de la ciudad. Con un acuerdo bajo el brazo para abrir un Kimpton Hotel en un céntrico edificio de oficinas, el 'cerrojazo' impulsado por Ada Colau ha frenado el aterrizaje de la mejor cadena de boutique en la urbe mediterránea. 

Aun así, "Barcelona es de las cinco ciudades del mundo en las que más interés tenemos", avisa el directivo. Los precios por las nubes en el intercambio de llaves, la fuerte demanda y la imposibilidad de aumentar la oferta son, simplemente, "retos que debemos superar".

Tiempos de inestabilidad

Si hay un mantra que repiten los inversores es el de que "el tocho necesita seguridad". Precisamente algo que no sobra políticamente en España. Afincados en Cataluña, ¿el proceso soberanista afecta a la llegada de capitales? "Positivo no es, pero no creo que influya, pues los fondos internacionales siguen teniendo muchísimo interés en Barcelona", señala. Otra cosa será si la independencia llega a producirse: "Quizás entonces la gente se lo piense dos veces".

Sin embargo, Versteeg es claro: "Hay otros condicionantes que frenan más proyectos, como la inestabilidad política". De camino ya a unas segundas elecciones generales, el país ya suma casi siete meses sin un gobierno estable. Tampoco hay un ganador claro, por lo que los inversores empiezan a dar la espalda a la Península. "Teníamos a varios fondos europeos interesados en España, pero debido al clima político han decidido gastar el dinero en otros países del continente, como Alemania", lamenta. "Este tipo de grupos no tiene el lujo de poder esperar un año para invertir sin tener certezas de éxito", sentencia.

De marcas y ciudades

El directivo se resiste a desglosar las cifras económicas de Intercontinental en España. "Ganamos dinero y excepto dos o tres hoteles, la actividad va muy bien", zanja de forma escueta. "Hay algún Holiday Inn o Holiday Inn Express que no está funcionando", reconoce. Un ejemplo, el Holiday Inn de Alicante, con el que no se renovará el contrato de franquicia. Para dar renovado brillo al segmento más bajo de la cadena, Intercontinental prepara una cuarta generación de Holiday Inn Express para celebrar el 25 aniversario de la enseña. "Estarán listos en tres años porque hemos aumentado el nivel de exigencia para adaptarnos a los nuevos estándares y calidades del mercado".

Pese estas salvedades, la marca funciona como un tiro, con casi 3.000 hoteles alrededor del mundo. La otra joya del directo es Indigo, hoteles de estilo boutique pensados para las principales ciudades del país. "Le vemos mucho crecimiento, pero entre paréntesis, porque este tipo de alojamientos no los abriríamos en cualquier ciudad, sólo en las cuatro o cinco principales", advierte. 

La actividad no para en la Península

La actividad, pero, no sólo se centra en España. "A nivel ibérico preparamos nuevas aperturas en Portugal", compara. Aunque el proyecto más singular se produce en el peñón de Gibraltar: "Vamos a abrir el primer establecimiento de nueva construcción en 33 años, un Holiday Inn Express".