Más cortapisas de Colau a la oferta hotelera

El hotel Claris, propiedad del presidente del Gremi d'Hotels de Barcelona, Jordi Clos.

Más cortapisas de Colau a la oferta hotelera

El plan urbanístico que promueve Barcelona permitirá, contra lo dicho hasta el momento, las reformas integrales si no suman nuevas habitaciones

Carles Huguet

BARCELONA

07/12/2016 - 08:10h

La alcaldesa Ada Colau y los hoteleros barceloneses empiezan a encontrar puntos de acuerdo. Hasta ahora enfrentados por la moratoria de licencias turísticas, ayuntamiento y gremio acercarán posturas con el nuevo Plan Urbanístico municipal. No se podrán abrir nuevos hoteles en el centro de la ciudad pero al menos se podrán reformar aquellos que hayan quedado desfasados.

En un primer momento, el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) prohibió las remodelaciones integrales en las zonas más saturadas. Un veto en busca del prometido decrecimiento turístico ante los vecinos de barrios como Ciutat Vella.

Sin embargo, fuentes del consistorio explican a Cerodosbé que las alegaciones de los propietarios serán tenidas en cuenta. "Sólo se impondrá una condición, que no sumen nuevas camas", avisan. Una medida inusual en las reformas, que al elevar la categoría de un alojamiento siempre tienden a reducir el número de habitaciones.

La intención del equipo de Gobierno es la de lograr una oferta hotelera de calidad, que atraiga a un turista de mayo nivel adquisitivo, con menos efectos secundarios sobre los ciudadanos que el visitante low-cost.

De este modo, los propietarios de Barcelona ven, aliviados, como podrán mantener sus hoteles al día. "Con la moratoria, al principio protestaron mucho, pero luego la entendieron e incluso veían que les beneficiaba, pues frenaba la entrada de nuevos competidores", señalan en el sector. "Ahora, lo que realmente les puso nerviosos fue la imposibilidad de acometer reformas en los establecimientos, pues les imposibilitaba subir los precios", añaden.

El caso del presidente del Gremi d'Hotels, Jordi Clos, es uno de los beneficiados del cambio de parecer. Mientras ya ha anunciado que no pretende crecer en BCN, sí que podría necesitar afrontar reformas de calado en alguno de sus hoteles. Si la moratoria podía llegar a beneficiarle ante la falta de nueva competencia, el último proyecto del consistorio cortaba las alas a la modernización de Derby Hotels, la cadena del directivo. "Esencialmente, lo que hacía el PEUAT original era condenar a la planta hotelera a la obsolescencia", recuerdan desde el sector.