NH apuesta por la Gran Vía para su próximo Collection

NH ya cuenta con cinco Collection en Madrid, uno de ellos el Eurobuilding.

NH apuesta por la Gran Vía para su próximo Collection

La compañía peina Barcelona y Madrid para asentar las marcas NH Collection y nhow, que todavía no tiene presencia en la Península Ibérica

Carles Huguet

barcelona

02/06/2016 - 18:17h

El rey del alojamiento urbano en España ha olvidado sus líos accionariales por un día. HNA, Hesperia y Oceanwood han dejado paso a NH Collection, la marca más lujosa de NH Hotel Group. Recién implementada en el barcelonés Hotel Pódium, es la gran apuesta de la compañía para los próximos meses. “Tenemos prácticamente cerrado otro Collection en la Gran Vía”, explica Hugo Rovira, director general de la cadena en la Península Ibérica, a Cerodosbé.

Históricamente ausente en la popular ronda madrileña, en los últimos tiempos se ha reforzado en la zona con el Hotel Palacio de Tepa –de la misma gama- y el Hotel Suecia, que vivirá una revolución en verano y abrirá en septiembre con cinco estrellas colgadas en la puerta. “Estará diseñado por Lázaro Rosa Violán y la oferta gastronómica vendrá de los fogones del grupo Boca Grande”, detalla el directivo.

“El tamaño de los edificios de la avenida no permite grandes alegrías ni planes faraónicos”, explicaba Bruno Hallé, consultor de Magma Consulting, en su momento. Ante la falta de inmuebles, muchos han optado por diversificar los alojamientos. "La Gran Via es la guinda del pastel, pero zonas como la Plaza Real, la Plaza MayorSol y la calle Montera también están siendo muy demandadas", radiografía Javier Oroz, de Aguirre Newman.

Se puede crecer en España

De las próximas 21 aperturas que ya ha firmado la compañía, ninguna será en España. ¿Se ha llegado al máximo de hoteles en el país? “Es cierto que principalmente hemos apostado por renovar los establecimientos que ya teníamos, pero para mí un hotel renovado es un hotel nuevo”, defiende Rovira. “Nosotros no metemos botox, lo cambiamos absolutamente todo”, añade. “Incluso el nombre”, apostilla Paz Sánchez, la responsable de comunicación en la región.

Ventas como las realizadas en Girona –ciudad en la que NH ya carece de presencia- se quieren compensar con nuevos alojamientos en Málaga, Sevilla y Valencia. “Vamos a por los centros turísticos, pues las zonas financieras ya las tenemos cubiertas”, señala el ejecutivo.

Nhow y NH Collection

La crisis enseñó a la compañía que las prisas no son buenas consejeras. Por ello, se centran en expandir las marcas NH Collection y Nhow sin plazos fijados. “Es cuestión de encontrar las condiciones ideales”, tranquiliza. Reacio a hablar de inmuebles concretos, reconoce que peina Barcelona para abrir un Nhow, la gama premium más desenfadada de la cadena. “Estamos analizando proyectos concretos tanto en el centro de la ciudad cómo en el área metropolitana”, ilustra. No será en el primer anillo, pues L’Hospitalet y Badalona están descartadas. "Será más lejos", despeja.

Las viviendas turísticas y el terrorismo

El proyecto no competirá de tú a tú con los pisos turísticos. Más conflictiva es la relación con NH Hoteles, la marca estándar de la compañía. Rovira reconoce los errores cometidos por los hoteleros. Sin embargo, alerta de que este tipo de alojamientos no cumple con la normativa de seguridad. “Si yo fuera un terrorista me alojaría en un piso turístico sin dudas”, avisa.

“En los pisos turísticos no hay ningún tipo de identificación, nosotros cada día enviamos a la policía los datos de la gente que llega al hotel”, compara. “Mientras, en este tipo de viviendas no se comprueba la veracidad de la identidad y mucho menos la de sus acompañantes”, censura. Y remata: “La alerta terrorista a día de hoy es un hecho y hay que prestarle atención”.

"Lo que no puede ser bajo ningún concepto es que exista la oferta ilegal", censura. Para ello, su receta es poner el foco en las comercializadoras, no sólo en los propietarios. "No pagan IVA, no cumplen con sanidad ni con los accesos para minusválidos", enumera.

¿Y el lío accionarial?

Tras entrar al trapo con plataformas como Airbnb o Homeaway, Rovira evita caer en el charco de la guerra accionarial que vive la empresa en las últimas semanas. “Yo me centro en los clientes y los edificios”, se desmarca para evitar entrar a valorar el posible conflicto de intereses del copresidente Charles Mobus, las denuncias de José Antonio Castro o la revolución capitaneada por los fondos minoritarios. El 21 de junio, pero, seguro que está pendiente de la Junta de Accionistas más esperada del panorama empresarial español