El 1-O frena las inversiones hoteleras

Los hoteles de Diagonal Mar, en Barcelona.

El 1-O frena las inversiones hoteleras

Los inversores prefieren esperar que se calme el clima político en Cataluña antes de volver a apostar por el sector hotelero

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

29/09/2017 - 04:55h

La hermética discreción de los empresarios hoteleros en Cataluña fue rota por Kike Sarasola, presidente de Room Mate y Be Mate. En el programa Espejo Público, de Antena 3, el ejecutivo aseguró que el crispado clima político por el referéndum perjudica las inversiones en el sector turístico.

Sarasola aseguró que estaba en negociaciones con dos inversores que tenían un proyecto para reformar hoteles en Barcelona, pero que decidieron esperar a que se calmen las aguas y haya un clima más propicios para los negocios. “El dinero necesita tranquilidad y estabilidad”, describió.

Los inversores prefieren ‘esperar y ver’

Esta política de los inversores de aguardar tiempos más tranquilos ha sido confirmada por diferentes consultorías especializadas en el mercado turístico. La decisión, como dicen en la jerga empresarial, es adoptar una actitud de “wait and see” (esperar y ver) hasta que se defina el futuro económico y política de Cataluña, precisaron a Cerodobé.

“Los inversores extranjeros, sobre todo los anglosajones, tienen una cultura diferente a la de los españoles. Si el departamento jurídico saca una bandera roja, porque identifica una duda o problema, detienen todo”, describió Bruno Hallé, socio director de la consultora Magna HC. En el caso de Cataluña, dice, está bajo una “luz ámbar”, que implica una intención de invertir pero que se demorará hasta que baje la crispación.

Según una consultora, los inversores ni se plantean que Cataluña pueda independizarse

Pero más allá cómo se resuelva el conflicto político, “Cataluña seguirán siendo atractiva para las inversiones”. Barcelona, dijo este consultor, “tiene un signo de interrogación por la moratoria hotelera”, y si los grandes fondos “no tienen todas los permisos necesarios, levantan la bandera roja y la carpeta de Barcelona se guarda en un cajón debajo de las de Lisboa o Ámsterdam”, agregó.

“Hay más dudas y consultas”

Rafael Montoya, de la consultoría de riesgos Willis Towers Watson, precisó que el sector turístico vive las últimas horas de la confrontación política “con mucha preocupación”, que no sólo alcanza a los empresarios e inversores hoteleros, sino también a otros servicios como los comercios, la gastronomía, el alquiler de coches o las aerolíneas.

En Bric Consulting creen que la situación de cara al referéndum no plantea dudas entre los inversores hoteleros. “Los europeos y norteamericanos siguen comprando”, precisan. A modo de ejemplo citan la reciente inauguración de Leonardo Hotels de su tercer establecimiento en la ciudad, abierto en el antiguo HCC Open Barcelona, que cuenta con 100 habitaciones.

Pero sí reconocieron que los inversores “realizan más consultas tras ver los titulares en la prensa extranjera sobre el conflicto catalán, pero siguen adelante y firman operaciones”.

Según fuentes de esta consultora, los ejecutivos extranjeros no están preocupados por una hipotética separación de Cataluña de España: “los inversores en ningún caso creen que suceda un escenario de ruptura. Una independencia unilateral nadie lo considera”, describen.