El turismo sí puede ser sostenible

El Hostal Grau es el primer eco-hotel de Barcelona, que aplica criterios sostenibles en la construcción y gestión. Ilustraciones: Jordi Català.

El turismo sí puede ser sostenible

Hostal Grau es el primer eco-hotel de Barcelona, que aplica criterios sostenibles en su edificio y en la forma de gestionar el turismo

Jordi Català

Ver Instagram

BARCELONA

26/06/2017 - 07:00h

Obtener la certificación LEED (Greens Building Design and Construction) no es fácil: sólo se otorga a edificios e instalaciones que cumplen con rigurosas condiciones de eficiencia energética y diseño sostenible, y que además promuevan la economía circular.

En España hay 170 edificios con este sello, y en la hostelería apenas cinco establecimientos lograron la certificación. El primero de Europa fue el Hotel Empúries, le siguieron el Avenida Sofía de Sitges, el Renaissance Barcelona Fira, en L’Hospitalet, y también el Hostal Grau, de Barcelona.

Este es un pequeño hotel familiar de dos estrellas, con excelentes puntuaciones en Trip Advisor (el 88% son calificaciones ‘muy bueno’ y ‘excelente’), ubicado cerca de Plaza Catalunya y que responde a las necesidades de los huéspedes con inquietudes ecológicas y que están a la búsqueda de una estancia tranquila y saludable.

El Hostal Grau fue fundado en 1941 compartiendo propiedad y espacio con el legendario Bar Céntrico, núcleo de bohemia, artistas y músicos que frecuentaban el Raval. Por allí pasaron, por ejemplo, los escritores Josep Pla y el chileno Roberto Bolaño.

Una arriesgada apuesta por la sostenibilidad

Su actual propietaria Mònica Vallejo decidió emprender una arriesgada apuesta: renovar el hotel con la asesoría de Ignasi Cubiñà, uno de los mayores expertos mundiales de C2C (Cradle to Cradle, movimiento que busca la economía sostenible y la reutilización de los objetos).

El objetivo ha sido convertir el antiguo Hostal Grau en el primer eco-boutique-hotel de Barcelona, pensado para cuidar la salud y la calidad del alojamiento de un turismo urbano alternativo.

Basta ver sus características para descubrir un nuevo concepto de hospitalidad:

habitaciones aisladas de campos electromagnéticos, pinturas al agua sin productos químicos, materiales naturales y recuperados, ausencia de productos de PVC y derivados del petróleo, recuperación y restauración de muebles antiguos o en desuso, jabones ecológicos, ropa de cama de materiales orgánicos, luces LED y un jardín vertical Babylon que permite la regeneración de aguas grises de las duchas y lavabos.

hostal grau

La posibilidad de un turismo más sano y relajado

La sostenibilidad del Hostal Grau también se basa en el perfil de los huéspedes, a quienes se les ofrece personalizar las habitaciones según sus preferencias. También se ofrecen experiencias de turismo de proximidad, alquiler de cochecitos, guardería y bicicletas, y disponen de una tienda de productos artesanales y naturales de proximidad, realizados por personas discapacitadas o sin recursos.

En tres años el Hostal Grau se ha ganado un importante lugar no sólo por sus pautas sostenibles sino por el cometido social que emprende. Basta ver los elogios en las redes sociales para descubrir el cariño y cuidado que aplican en su trabajo.

Hostal Grau