Un grupo hotelero francés compra Sidorme

Sidorme Hoteles tiene 13 hoteles repartidos por la geografía española.

Un grupo hotelero francés compra Sidorme

B&B Hotels se alza con la cadena española Sidorme, que cuenta con 15 establecimientos. La adquisición acelerará los planes de expansión del grupo local

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

19/10/2016 - 16:19h

El grupo francés B&B Hotels es el nuevo propietario de la cadena española Sidorme tras adquirir este miércoles el 100% de la cadena española. Por la fusión la firma local perderá su actual denominación, pero acelerará los planes de expansión previstos, indican fuentes de la empresa a Cerodosbé.

En estos proyectos de crecimiento se cuenta la apertura de un nuevo establecimiento en Vigo para final de año, así como una nueva inauguración en Madrid. Además, en 2017 se preve subir el telón de "seis o siete" hoteles más y la entrada en Portugal. Con la compra de los 15 hoteles de la cadena española, B&B Hotels controlará un total de 19 unidades, porque ya contaba con la propiedad de establecimientos en Valencia, Alicante, Madrid y Girona.

Para el presidente del grupo francés, Georges Sampeur, la meta de B&B es ser “líderes de los hoteles económicos”, y esta compra llega después de sus adquisiciones en Suiza y Brasil. En tanto, Jairo González, máximo directivo de Sidorme, celebra a Cerodosbé que la integración en el grupo B&B Hotels les da "el músculo necesario para aprovechar las excelentes oportunidades que brinda el mercado en España y Portugal".

Tanto B&B como Sidorme ocupan el mismo segmento del mercado: Establecimientos a precios económicas con inquietudes por el diseño

B&B Hotels gestiona y opera al menos 300 hoteles de precio económico en Francia, Alemania, Italia, España, Polonia y la República Checa, destinados tanto a empresas como a viajeros particulares. Desde el 2016 la cadena está controlada por la firma de capital privado también francesa PAI Partners.

Tanto B&B como Sidorme ocupan el mismo segmento del mercado: Establecimientos a precios económicas con inquietudes por el diseño. Además, la firma española asegura que la apuesta por los pisos turísticos se mantendrá firme pese al cambio de propiedad.

La compañía cerró el año 2015 con una facturación de 10 millones de euros -un 45% más que en 2014- y un beneficio neto de 1,3 millones. Para 2016, el objetivo es volver a elevar las ventas un 50% y duplicar las ganancias.