Irán, pasado el miedo, sale a la conquista del turista occidental

Irán, pasado el miedo, sale a la conquista del turista occidental

Con su rico patrimonio y sus atractivos naturales, Irán quiere aprovechar la supresión de las sanciones internacionales y la firma de su acuerdo nuclear para abrirse al turismo y atraer a millones de visitantes al año

David Placer

Madrid

15/02/2016 - 22:16h

El sentimiento de seguridad de los turistas occidentales ha aumentado mucho tras la firma del reciente acuerdo nuclear.

Cada vez son más los turistas que quieren descubrir este país, cuya reputación ha mejorado mucho desde el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 con las grandes potencias occidentales. Asimismo, la supresión de las sanciones internacionales el pasado enero, ha abierto aún más las puertas de este país milenario.

Su objetivo: 20 millones de turistas

Para el gobierno actual, los ingresos turísticos son esenciales para compensar la caída del precio del petróleo y limitar su dependencia al oro negro. Su objetivo es alcanzar los 20 millones de turistas anuales de aquí a 2025 y multiplicar por cinco los ingresos anuales en divisas hasta alcanzar más de 30.000 millones de euros.  

La perspectiva es buena, puesto que Irán ha recibido 4,16 millones de visitantes en los primeros nueve meses del año iraní (que comenzó en marzo del año pasado), un 5 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, según la Organización Mundial de Turismo. Por el momento, las dos terceras partes llegan de países vecinos (Irak, Azerbayán, Armenia, Pakistán y Afganistán) y muchos de ellos son peregrinos que van a Machhad y Qom, las ciudades santas chiitas.

Sin embargo, los turistas occidentales, que habían abandonado Irán hacia diez años, están comenzando a volver, a la vez que desertando de muchos países de Oriente Medio a causa de los recientes atentados perpetrados por los grupos yihadistas.

Mejor imagen

Para el presidente de la Asociación de Turoperadores iraní, Ebrahim Pourfaraj, "estamos recibiendo muchas reservas procedentes de Europa, pero también de Japón y Australia. Para los turistas, el sentimiento de seguridad y tranquilidad es muy importante. El acuerdo nuclear y la reciente visita del presidente Hassan Rohani a Italia y Francia han mejorado mucho nuestra imagen".

http://www.02b.com/es/img2/2016/02/ira-n1-27154.jpg

Pourfaraj afirma que "están llegando tantos turistas occidentales que apenas somos capaces de responder a la demanda. En relación al año pasado, podemos hablar de que se han multiplicado por tres. Todos los guías turísticos que hablan inglés y francés ya están reservados hasta 2017, así como los hoteles de 4 y 5 estrellas de las principales ciudades turísticas como Ispahan, Shiraz y Yazd. La mayoría de los turistas que vienen tienen más de 50 años y son mucho más exigentes que los jóvenes".

Capacidad para responder a la demanda

Así las cosas, después de haber facilitado las modalidades de entrada con la obtención de un visado turístico a la llegada para muchos países, Irán debe seguir adaptándose para satisfacer a esta clientela. De los 1.100 hoteles del país, sólo 130 tienen categoría de 4 y 5 estrellas, y harían falta más de 400 para albergar a los 20 millones de turistas que se esperan para los próximos diez años.

Durante su presencia en la última Feria Internacional de Turismo (Fitur) en Madrid, el vicepresidente de la Oficina de Turismo de Irán, Morteza Haji, destacó la gran riqueza cultural, histórica y monumental de su país, y subrayó que "el lema elegido en esta edición ha sido Cambia las ideas, ya que es necesario que la gente conozco la verdadera imagen del país".

Por su parte, Ali Shahamat Dar, consejero económico y comercial de la embajada iraní en Madrid, afirmó que "se ha abierto un proceso de apertura en todos los aspectos con Occidente, especialmente con Europa y España, con la que tenemos una gran relación y ha sido siempre un socio cercano. De hecho, para julio esperamos que entre en vigor el acuerdo para tener vuelos directos Madrid-Teherán y Barcelona-Teherán, en los cuales se han interesado ya dos compañías iraníes y una española, Vueling".