La Gomera, la alternativa 'slow' de las Canarias

La Gomera, la alternativa 'slow' de las Canarias

La pequeña isla se promociona como destino ajeno al turismo de masas

Gabriel Trindade

18/05/2013 - 23:21h

Una playa cerca de San Sebastián de la Gomera. G.T.
El ritmo de la Gomera poco tiene que ver con la famosa canción que los hermanos Negrín, más conocidos como los Bajip, le dedicaron a finales de los 60. Esta pequeña isla se ha alejado de aquel estribillo pegadizo perfecto para una fiesta y se ha convertido en un paréntesis de tranquilidad en el archipiélago de las Canarias.

La clave, un modelo de turismo slow frente al sol y playa que han desarrollado algunas de sus hermanas mayores como Tenerife o Gran Canaria.

Visitantes

La Gomera quiere posicionarse como la isla de la felicidad. "Ofrecemos relax", apunta el consejero de Turismo, Fernando Méndez. Por eso, el turismo de masas no es la prioridad. En 2012, 700.000 personas visitaron la isla sin pernoctar –mediante ferrys como los que operan la compañía Fred Olsen-- y sólo 300.000 durmieron en ella.

El visitante extranjero es su principal mercado, ya que representa el 80% del total. No obstante, Méndez dice que la situación se va a revertir este año. "Somos un destino que ofrece una gran relación calidad precio y podemos convencer al turista nacional para que realicen escapadas".

Paisajes

¿Qué secretos esconde esta isla volcánica? La Gomera tiene una biodiversidad admirable. El turista puede disfrutar de las playas rocosas bañadas por el Atlántico, pasear por sus áridos acantilados o perderse en el Parque Nacional de Garajonay, que posee una muestra única de laurisilva.

La isla vio amenazada toda esa riqueza natural por culpa de los incendios que en agosto de 2012 arrasaron 800 hectáreas y obligaron a evacuar a 5.000 habitantes, una cuarta parte de la población total. "Se produjo un efecto curioso. Tras el desastre, un montón de turistas llamaron para confirmar sus vacaciones del año siguiente. Fue un gran apoyo", comenta Beth, trabajadora del hotel Gran Rey, en Valle el Rey.

Garajonay

El parque del Garajonay se sitúa en la meseta que ocupa el centro de la isla, fruto de una erupción volcánica. Este bosque de laurisilva es un reducto de los bosques que ocupaban los márgenes del mar Mediterráneo hace varios millones de años, durante el período terciario.

En esta zona es donde se produce el conocido efecto de la lluvia horizontal. La presencia continuada de nubes bajas en contacto con los bosques provocan que éstos se vayan empapando y vayan goteando continuamente.


Acantilados y avistamientos

La complejidad orográfica de la isla es otro espectáculo. Las carreteras que comunican las ciudades ofrecen miradores para contemplar vistas increíbles como las del municipio del Alajeró. Espectaculares son también las terrazas que los campesinos construyeron en las lomadas cerca de las poblaciones para poder cultivar algunos cereales.

Las montañas de la Gomera también se pueden observar desde mar, cuando el visitante se embarca en una expedición de avistamiento de delfines y ballenas. Sorprende la facilidad con que las embarcaciones encuentran a los animales marinos.

Gastronomía y cultura

Además del mojo picón o el almogrote, la Gomera ofrece una serie de platos típicos que vale la pena recordar su nombre. Entre ellos, destaca la carne en fiesta, bien condimentada, o el gofio gomero, una especie de puré de maíz.

Si hay algo que destaca de la cultura Gomera, eso es el famoso lenguaje del silbo. La habilidad ancestral que ha ido pasando de generación en generación de isleños y que permite comunicarse hasta a dos kilómetros de distancia mediante el eco de los acantilados. “El silbo se estudia en la escuela dentro de la materia de lengua. ¡Se hacen exámenes también!”, explica Silvia Martín, gomera que en el pasado salón del turismo internacional de Madrid, Fitur, hizo una demostración del curioso lenguaje.

En este aspecto, el consejero de turismo indica que ha sido gracias a los visitantes que se ha recuperado esta tradición, que año tras año, sigue encandilando a quienes buscan desconectar en esta isla perdida en el atlántico.

Datos básicos para viajar:

Compañía aérea: Air Europa
Duración del vuelo: 2:00 horas desde Madrid
Hotel: Hotel Jardín Tecina
Contacto: Oficina de Turismo de la Gomera (T. 922 141 512)
Organización: Travelplan