Las vacaciones apuntan a Europa del Este

Las vacaciones apuntan a Europa del Este

Los viajes de larga distancia pierden peso y se reorientan a redescubrir países vecinos del antiguo bloque soviético

Gabriel Trindade

18/05/2012 - 21:43h

La ciudad serbia de Novi Sad, uno de los destinos turísticos del país
El turista español no está para grandes aventuras y eso se demuestra en que los viajes de larga distancia durante el verano están perdiendo fuelle, según indica la Unión Catalana de Agencias de Viajes Especializadas (UCAVE). Mientras que antes de la crisis económica suponían entre el 65-70% de las ventas totales, ahora con suerte llegan al 50%.

Se ha producido un cambio de tendencias y ya no se buscan viajes en los confines de la tierra sino en destinos más cercanos. Entre ellos, destaca la creciente pujanza de la otra Europa. Es decir, los países del antiguo bloque soviético. Polonia, República Checa, Rumania y los Balcanes están señalados como algunos de los destinos preferidos.

Según explica el presidente de la UCAVE, Rafa Serra, en estos viajes de larga distancia también se ha producido una disminución de presupuestos. Así, se espera que se gasten sobre los 2.000 euros por personas mientras que en los de corta y media distancia oscilarán entre 800 y 1.200 euros.

Especialización

Serra indica que las tendencias son iguales en toda España e indica que el negocio sólo se va a sustentar si gira hacia la especialización. "Ya no vale con poner un avión y un hotel. Ahora hay que ofrecer paquetes temáticos. La agencia tradicional está sufriendo especialmente y por eso cada vez más busca cosas muy concretas".

Por destinos, los Balcanes hace tiempo que experimentan un crecimiento sostenido de visitantes. Por ejemplo, Croacia lleva varios años con un incremento del 4% de turistas procedentes de España. Según datos de la oficina de turismo croata, 221.000 españoles visitaron este país de la ex república yugoslava, y la percepción es que este año siga aumentando.

El caso de la República Checa

Otro país que se encuentra en plena expansión es la República Checa, que el año pasado --el mejor de su historia para el turismo-- registró 228.000 visitantes españoles, el 16,7% más que en 2010. Este fuerte aumento culmina más de diez años de promoción turística en España. En total, el país centroeuropeo recibió la visita de 6,8 millones de extranjeros.